ESCUCHA RADIO MIL9
ESCUCHA RADIO MIL9
sábado 18 mayo 2024
5.4 C
Venado Tuerto
InicioVenado TuertoMalnutridos: hambre y mala alimentación en Venado

Malnutridos: hambre y mala alimentación en Venado

La situación social que se fue conformando en los últimos meses con el deterioro de salarios y la inflación descontrolada, generó un cambio en las conductas y hábitos de consumo. Los números totales reflejan una caída en la compra de alimentos y, en el detalle pormenorizado, un desplazamiento hacia comidas más baratas en reemplazo de productos que, de un momento al otro, se volvieron de difícil acceso.

“Todos los grupos de alimentos son importantes en todas las edades. En un niño no puedeFoto 1n faltar los lácteos, y el litro está carísimo. Se está dejando de consumir, reemplazado por el mate cocido o el té. Está faltando la cuota de calcio”, dice Luciana Ferrand, nutricionista integrante de los equipos de trabajo municipales.

El cambio de escenario producido a partir de marzo, comenta la profesional, es notable. “Puede que algún barrio esté más complicado, pero casi todos muy parecido. Cada vez hay más gente en los comedores y, por supuesto, más chicos. Es una necesidad imperiosa, de hambre, y lo necesitan para su desarrollo intelectual”, comenta.

Respecto a las posibilidades para la producción de comidas que puedan suplir las necesidades energéticas, vitamínicas y proteicas, Ferrand describe los programas municipales y cursos de cocina que se desarrollan para enseñar a utilizar los recursos disponibles para una base alimentaria saludable. En ese marco, apunta: “el guiso te puede dar energía, pero no tiene las vitaminas y minerales que tienen la frutas y verduras. Se pueden hacer intercambios, zapallitos rellenos, buscarle esas vueltas. Una hamburguesa con un puré, arroz, mezclando nutrientes para tener energías, proteínas, vitaminas, minerales”.

La crisis económica acentuó determinados procesos que se venían gestando, como por ejemplo, el reemplazo de la carne de vaca por la de cerdo, que tiene menos grasas y por el momento es más económica. Sin embargo, pensar una dieta saludable en el marco de agudización de las problemáticas sociales se vuelve complejo. Dos fenómenos sobresalen como síntomas de la época: la desnutrición y el sobrepeso. “Son dos oponentes que se ven muchísimo en los consultorios. Las dos surgen por falta de recursos. En una porque hay mucho hidratos de carbonos y, en otros, porque ni siquiera existen. Esto sucede más que nada en los niños. La educación nutricional es imprescindible pero es muy lerdo y se tiene que trabajar en todos los ámbitos”, sintetiza Ferrand.

Anuncios

Te puede interesar

TE PUEDE INTERESAR

No puedes copiar el contenido de esta página.