miércoles 30 noviembre 2022
25.4 C
Venado Tuerto
InicioRegionalesActividad de aeronáutica civil en Hughes convocó a decenas de vecinos

Actividad de aeronáutica civil en Hughes convocó a decenas de vecinos

(Hughes) El sábado 7 y domingo 8 de diciembre se realizó en Hughes una actividad de acercamiento e integración de la población en general con el siempre seductor mundo de la aeronáutica. El encuentro, en ambas jornadas, arrancó desde muy temprano con el cielo como ansioso testigo y escenario, comenzando a las 9 y concluyendo con la caída del sol en cada uno de sus días. El sitio que cobijó la actividad fue, una vez más, el predio del Negro Rita, habitual marco de la mayoría de los eventos al aire libre que se realizan en Hughes. La muestra de destreza, vuelo y paracaidismo se inició muy temprano el sábado con un simulacro de fumigación con agua perfumada y otro de siembra aérea con pelotitas de telgopor, a cargo de Ezequiel Miguel, propietario del hangar y gestor de la mayoría de las actividades que se desarrollaron ese fin de semana, en el cielo de Hughes. A partir de las 10 del mismo sábado se iniciaron los saltos tándem con paracaídas e instructor, suerte de salto de bautismo que “consiste en el salto desde un avión, a 3.000 metros de altura, con 35 segundos de caída libre a más de 200 kilómetros y después una caída lenta, en paracaídas, que permite disfrutar de entre 7 y 8 minutos de una vista soñada y una sensación de libertad pocas veces sentida”, según señalaron los instructores. Luego se dieron 8 saltos de paracaidistas profesionales que hicieron salto deportivo. La mayoría de los profesionales provenían del Aeroclub de Casilda y guiado por el experimentado paracaídas hughense Javier Fernández. El costo del salto tándem fue de 1000 pesos e incluía el material fílmico de la aventura. En total se hicieron 16 saltos tándem. Asimismo, para aquellos que jamás habían vivido la experiencia de volar se dieron vuelos de bautismo en otros aviones cuyo costo rondaba los 150 pesos. Además, los presentes disfrutaron de aviones de acrobacia, un planeador, dos “ultra livianos” y tres “paramotores”. La actividad fue gestionada, organizada y financiada por la Comuna de Hughes en conjunto con el Jardín de Infantes N°119, y a total beneficio de este último. Con un público heterogéneo compuesto por vecinos que llegaron desde Colón, Casilda, Bombal, Venado Tuerto, Firmat y Pergamino; ambas jornadas fueron escenario soleado de un cielo azulino surcado básicamente por hughenses. “La experiencia fue maravillosa, yo lo había hecho hace 12 años, se siente una sobresaturación de sentidos y a la vez uno tiene un poco de cagazo, pero se disfruta mucho, saltar al vacío, caer a más de 150 kilómetros; y cuando se abre el paracaídas es emocionante. Ver lo hermoso de nuestro pueblo, de la laguna de Melincué, del campo”, señaló Juanjo Arcieri, vicepresidente de la Comuna de Hughes quien estuvo en lo organización de la actividad y fue de los primeros en saltar. Consultado sobre qué situación despertaba más adrenalina, si saltar en paracaídas o tener que afrontar el pago de sueldos y aguinaldos en este diciembre Arcieri, sonriente, respondió: “Fue muchísima más la adrenalina que sentimos los primeros dos meses de asumir en la Comuna en los que no sabíamos qué iba a pasar, con qué nos íbamos a encontrar y si íbamos a poder o no hacer una buena gestión… Finalmente el paracaídas se abrió, y el piloto del avión nos condujo a buen destino”.

Te puede interesar