ESCUCHA RADIO MIL9
ESCUCHA RADIO MIL9
lunes 22 julio 2024
18.7 C
Venado Tuerto
InicioSin categoríaADOS, una farmacia sindical que no logra hacer pie

ADOS, una farmacia sindical que no logra hacer pie

(Rufino)-. La crítica situación que desde comienzo de año atraviesa la Farmacia ADOS (Asociación de Obras Sociales) de Rufino parece no tener fin. De hecho el nivel de conflictividad se va agravando en la medida que nuevos intermediarios entran en acción, porque a la cuestión financiera se suman diferencias políticas que muchas veces atentan con las gestiones que se vienen llevando adelante.

Un dato inicial que marca la importancia que tiene esta farmacia para Rufino, es que forma parte de una cadena nacional que trabaja con obras sociales de todo el país, de las cuales hoy sólo quedan tres.

Con 26 años de historia, la crisis actual comenzó un par de años atrás.

“El último tiempo empezó a funcionar mal porque hubo una época en que comenzó a abrir las 24 horas, entonces la farmacia se sobrecargó de personal para poder hacerlo. Por ejemplo, de dos farmacéuticos pasamos a tener cinco, además se tomaron más empleados por el tema de los fines de semana, y en total éramos 20 empleados”, describió, Omar Clavero, delegado de los trabajadores.

Cuando se tomó conciencia real que los números no cerraban, se comenzó a recortar el horario de atención, hasta que en los últimos tiempos antes del conflicto actual, el servicio se prestaba de 7 a 14 y de 16 a 23. Con esta medida empezaron los recortes en honorarios de los farmacéuticos y horas extras de los trabajadores.

“Se comenzó a trabajar a pérdida desde una comisión anterior a la actual, que fue sacada hace dos años. Entonces entró una comisión nueva, con el mismo presidente, que a los dos meses renunció y quedó al frente Joaquín Carnevale, dirigente de Luz y Fuerza que hoy es el presidente”, resumió Clavero.

Vale aclarar que las comisiones directivas de ADOS están integradas por dirigentes de las obras sociales de los gremios ligados a la farmacia que, en la mayoría de los casos, desconocían el negocio farmacéutico.

“Empezaron a trabajar sin tener nada de experiencia en el rubro, porque el único que tenía conocimientos era el presidente, y como no le encontraban la vuelta decidieron contratar un gerente que es el mismo que nos provee el sistema de facturación. El gerente, Angel Maldonado, fue recomendado por el contador actual de la farmacia que es Raúl García, y cuando comienza a trabajar recibe el mando total de la farmacia y el 31 de enero ofrece un informe en el que dice que hay exceso de personal, pero afirmó que íbamos a seguir adelante con una serie de cambios”, describió el trabajador, que aclaró que no fue invitado a esa reunión a pesar de ser el representante de los empleados.

Lo más curioso es que 30 días después de este anuncio, se comenzó a notar un vaciamiento de medicamentos en la farmacia, con una fuerte caída del stock, y sin efectivo para pagar los sueldos de los empleados.

“El comienzo de la crisis fue cuando le comenté al presidente que se estaba reduciendo el stock, que la gente venía y se iba sin medicamentos porque no teníamos saldo en las droguerías para reponer. En ese momento el presidente me dijo que el gerente le había asegurado que estábamos bien de stock. Entonces el presidente nos reúne a los dos, y el gerente reconoce que hay problemas de stock, pero que no compra mercadería porque no quiere endeudarse, y me pregunta qué pasaría si no tuviera parta para pagar los sueldos. La realidad es que ya no había plata ni para medicamentos, ni para sueldos”, enfatizó el dirigente.

En este marco, durante cuatro meses los trabajadores siguieron prestando sus servicios sin cobrar los sueldos, hasta que el 2 de julio decidieron iniciar un paro de actividades porque ya no había más mercadería para vender.

Lo más curioso es que hasta el día de hoy, tras varias semanas de tener las puertas cerradas, los directivos de la farmacia no quieren reconocer la virtual quiebra, sino que aducen que no abren porque los trabajadores están de paro.

A partir de esta situación comenzó el largo derrotero de los empleados para tratar de encontrar una salida a la crisis.

Hasta el momento todas las reuniones realizadas en distintos ámbitos y con intervención de funcionarios de diferente rango fueron infructuosas. Lo más llamativo, y que podría ser una puerta para resolver el conflicto, es que la empresa cuenta con un importante patrimonio inmobiliario: tiene tres locales dedicados a la farmacia, otro enfrente que está embargado por un ex empleado, y otro local sobre calle Colón.

“Con la venta de uno solo de estos inmuebles la farmacia se levantaría, porque son edificios muy grandes, por ejemplo el de calle Colón está tasado en 800 mil dólares”, alegó el referente de los empleados.

Otra variante en análisis es la posibilidad de conformar una cooperativa, aunque para llegar a esta instancia los directivos de la farmacia primero deberían dictaminar el cierre.

“Ellos no nos despiden, no toman ninguna determinación con nosotros, solo están esperando una solución. Ya hay siete que consiguieron otro trabajo, y se consideraron despedidos, por lo cual somos 13 los que seguimos ligados a la farmacia”, apuntó Clavero.

 

Participación política

Sobre el nivel de involucramiento que tuvieron las autoridades políticas para tratar de encontrar una solución al conflicto, el delegado de los trabajadores reconoció que recibe muchos llamados, pero pocas soluciones.

Uno de los que periódicamente consulta sobre el tema es el intendente de Rufino, Gustavo Dehesa, que además realizó gestiones para sacar un crédito del Banco Nación, pero sin lograr una respuesta positiva de la entidad crediticia.

“Ahora Dehesa nos dijo que hablará con Bonfatti (Antonio, gobernador de Santa Fe) para plantearle la posible compra de un inmueble por parte de la provincia”, apuntó Clavero.

En este punto salta a la luz un detalle que hasta el momento no trascendió con la fuerza que merece: “La comisión actual de la farmacia fue puesta por la CGT de Rufino”, afirmó Clavero y reconoció que “los dirigentes de la CGT hicieron varias gestiones hasta hace un tiempo, incluso estuvieron trabajando con nosotros, pero ahora siguen haciendo gestiones por su lado”.

Es de destacar que la postura de los trabajadores apunta a gestionar el ingreso de fondos para reactivar la farmacia, y no a cobrar indemnizaciones.

Otro punto conflictivo es que la actual comisión directiva de la farmacia tiene su mandato vencido desde abril de este año.

 

Fondos desviados

Una de las mecánicas de trabajo puestas en práctica por el gerente Angel Maldonado, fue crear un posnet a su nombre que funcionaba en forma paralela al de la farmacia. Lo curioso es que muchos negocios que se hicieron desde la farmacia se habrían facturado y terminado los fondos en su cuenta.

“Toda esa plata no sabemos qué pasó, porque esos datos los tiene el contador, que es quien recomendó al gerente. Sabemos que hay plata que fue a la cuenta del gerente, lo que no sabemos es si después eso volvió a la farmacia, porque esos son datos que los tiene el contador”, informó Clavero.

Durante estos últimos meses los trabajadores han logrado subsistir saliendo a cobrar las cuentas corrientes de la farmacia, y repartir entre todos los empleados lo que va ingresando.

“La idea de los que quedamos, que no sabemos cuánto tiempo más podremos aguantar, es vender un inmueble, cancelar todas las deudas, que se presente una nueva comisión donde tengamos participación, y reactivar todo para poder seguir con la fuente de trabajo”, concluyó el dirigente.

Te puede interesar

TE PUEDE INTERESAR

No puedes copiar el contenido de esta página.