lunes 5 diciembre 2022
39.1 C
Venado Tuerto
InicioPateando el TableroCaceroleros venadenses con consignas de pensadores fascistas españoles

Caceroleros venadenses con consignas de pensadores fascistas españoles

Carteles fascistas en marcha venadense.

“Kristina, tenés mucha cama y poca cuna”. Esta consigna, prolijamente escrita en un cartel formó parte de la marcha que hace una semana se desarrolló en Venado Tuerto, y la frase es de un pensador del fascismo español. No hay azar. Se la leyó en el marco de la convocatoria al cacerolazo nacional reclamando seguridad, no al cepo al dólar, no a la reforma constitucional, no a la chavización, entre otros altisonantes reclamos. Todo acabó con cantos en los que se le reclamaba a la presidenta Cristina Fernández: “Andá con Néstor la puta que te parió”.

El mensaje de apología necrológica, tan desprovisto de cristianismo y bonomía; difícilmente no remita a la tristemente célebre pintada frente a la casa de una Eva Perón agonizante, que celebraba: “¡Viva el cáncer!”.

Pero el inconciente colectivo (o la coherencia ideológica de algunos vecinos de Venado Tuerto) vuelven a traer el paralelo entre la figura de Eva Perón y los Kirchner; con fuertes raíces en el facismo antipopular. Es que aquella frase citada en aquel cartel también tiene una historia en este sentido.

Según analizó en su programa televisivo el periodista e intelectual firmatense Gustavo Batisttoni, en el libro “La Corte literaria de José Antonio” (Editorial Crítica) sus autores Mónica Carbajosa y Pablo Carbajosa analizan pensadores y artistas fuertemente ligados al facismo (de allí que la Corte sea de José Antonio, por Primo Rivera). Entre los autores se menciona a Agustín de Foxá quien en cierto pasaje de su obra desarrolla un párrafo especial criticando la visita de Eva Duarte de Perón a España durante los años ’40. Allí señala textualmente:»Esta tiene más de cama que de cuna» ¿Casualidad? ¿O acaso estamos ante militantes del fascismo que se instruyen con autores e ideólogos de esa doctrina de intolerancia y odio, y luego se esconden detrás de la piel de “ciudadanos de a pie, apolíticos”.

Quienes asisten a este tipo de manifestaciones deberían reparar con mayor interés en qué es lo que reclaman los que marchan a su lado. Es injusto generalizar, pero es menester no permitir que oscuros intereses de odio e intolerancia se apropien de lo que puede ser un legítimo reclamo en la calle.

Te puede interesar