sábado 3 diciembre 2022
18.1 C
Venado Tuerto
InicioVenado TuertoCaso Clemente Arona: Parresías(*) de septiembre

Caso Clemente Arona: Parresías(*) de septiembre

(Andrés Sarlengo) Cada setiembre Venado Tuerto es memoria. No por sus historiadores, docentes o dirigentes; sino por una mujer que clama justicia desde hace 14 años…
Ana Braghieri y su parresía, sus verdades dichas con dureza, desde abajo y contra el asesino de su hijo Clemente: el Estado y sus policías.
A Ana la conocí en la plaza San Martín cuando un día en un acto político me acerqué a ell…a para darle un ejemplar de mi publicación CONTRAPUNTOS. Con voz cordial y gesto fraterno me dijo que le agradaba juntar ese “tipo de papeles”. Y miren si es así, que ambos extrañamos su salón de calle Sáenz Peña, cuasi un refugio de imágenes, fotos, carteles, “papeles”, diarios y videos de rebeldías y esperanza. La estampa de Clemente se mezclaba con frases y propuestas de Allende, el Che, Walsh y cientos de noticias de “gatillos fáciles” y homicidas perversos.
Quién quiera conocer la verdad del crimen sobre Clemente que le pregunté a Ana sobre sus matadores. O a René y Lucas.
Desde hace 14 años, cada viernes y cada setiembre Ana camina con su parresía de la mano. Mientras el criminal exista ella anda, ella se mueve en una ciudad quieta, fría (hasta en verano), ansiosa de consumir y no de pensar y soñar que otra sociedad es posible y necesaria.
Ana con sus denuncias nos anticipó que Lucas Oro y Gastón Teglia son causalidades y no mero azar. Pero nadie atendió sus explicaciones. Más de uno le exclamó: “Vieja loca”.
Venado Tuerto es soja, multinacionales, boom inmobiliario y su contracara: cientos de pibes y jóvenes que viven sin proyecto alguno, y por lo tanto, pueden matar-matarse como si nada. De semejante desigualdad (y genocidio encubierto) también Ana nos habla reiteradas veces… Espero podamos considerar sus palabras.
Setiembre es memoria en las calles de la ciudad. No por los historiadores, docentes o dirigentes… sino porque Clemente Arona así lo exige y Ana lo desea y proclama su parresía.
Porque somos lo que hacemos (y decir es nuestra manera de hacer, escribió José Martí)… el domingo 22 de setiembre desde las 15,30 hs estaremos allí, en la Plaza San Martín, junto a Ana y los suyos: alimentando la pedagogía de la lucha y la solidaridad.
Si el asesino aún vive –el Estado neoliberal y sus policías- hay “Clementes” en peligro. Depende de nosotros que caminos podamos construir. Libres y democráticos. O autoritarios y suicidas. Depende de nosotros.

(*)La parresia es una actividad verbal en la cual un hablante expresa su relación personal a la verdad, y corre peligro porque reconoce que decir la verdad es un deber para mejorar o ayudar a otras personas (tanto como a sí mismo). En parresia, el hablante usa su libertad y elige la franqueza en vez de la persuasión, la verdad en vez de la falsedad o el silencio, el riesgo de muerte en vez de la vida y la seguridad, la crítica en vez de la adulación y el deber moral en vez del auto-interés y la apatía moral.

Te puede interesar