ESCUCHA RADIO MIL9
ESCUCHA RADIO MIL9
miércoles 22 mayo 2024
9.3 C
Venado Tuerto
InicioDrogaCon varios venadenses en sus páginas, Hernán Lascano presentó su libro sobre...

Con varios venadenses en sus páginas, Hernán Lascano presentó su libro sobre la violencia narco en Rosario

(PR/Santiago Córdoba y Gustavo Brianza) El último viernes, organizado por el Instituto Superior Dante Alighieri y la Asociación de Trabajadores de Prensa (ARTRAP), estuvo en Venado Tuerto el periodista Hernán Lascano quien presentó el libro “Rosario, la historia detrás de la mafia narco que se adueñó de la ciudad”. La actividad se llevó a cabo en la sala Castalia de la Biblioteca Florentino Ameghino ante un muy buen marco de público.

Lascano, quien trabaja en el diario La Capital de Rosario, junto a su colega Germán de los Santos, quien se desempeña en diario La Nación, indagan, a través de las páginas del libro, sobre el fenómeno narco que cada vez genera una escalada de violencia más fuerte en la ciudad de Rosario como así también ramificaciones que las organizaciones narcocriminales tienen en el sur de Santa Fe. Al respecto, en diferentes capítulos aparecen nombres de distintas personas que son oriundas o viven en Venado Tuerto y sus vínculos con estas organizaciones.

Antes de la presentación formal del libro, Lascano encabezó una conferencia de prensa con los medios presentes en “La Biblio”, en la que contó de qué se trata “Rosario, la historia detrás de la mafia narco que se adueñó de la ciudad”.

“Lo que intentamos junto a Germán, en el libro, es describir la transformación muy dinámica que ha tenido el fenómeno criminal de Rosario, que no solamente pasó por una agudización muy manifiesta de la violencia en la ciudad sino también por el entrelazamiento que el motivo de la violencia, que fue generar rédito económico, produjo entre los distintos sectores del mundo legal”, señaló Lascano. “Es prácticamente un libro de historias y anécdotas de cómo los sectores criminales pudieron avanzar en asociaciones con distintos sectores institucionales, básicamente de las fuerzas de seguridad que también tuvieron la omisión del Estado, especialmente del Poder Judicial que no tuvo la capacidad y destreza de ponerles límites, no siempre por una voluntad omisiva sino por desconocer el fenómeno y como eso se tradujo en un avance de la violencia, y con la asociación de distintos sectores del mundo legal que le proporcionaron estímulos a estos grupos criminales para poder crecer”, agregó.

Respecto a esos sectores con los que se “asociaron” las bandas delictivas citó al inmobiliario, profesional y financiero. “El vínculo con sector inmobiliario es, por ejemplo, por la cantidad de terrenos que les vendieron en los countries. Respecto a los profesionales, encontramos a contadores, quienes llevan sus finanzas; escribanos, que les transfieren los inmuebles; y los abogados quienes le garantizan impunidad. Acerca del ámbito financiero, en tanto, son los que hacen grandes negocios proveniente del dinero o ingresos que los propios criminales generan”, detalló. Sobre este último ítem, mencionó: “Recientemente en Rosario condenaron a un financista muy importante, el presidente de Terminal Puerto Rosario, quien le vendía dólares a un grupo de aliados del gran prototipo criminal que es Esteban Alvarado”. “El libro va un poco de eso, como la transformación no fue solamente en términos de violencia sino también en términos de la vida cultural de todo lo que ligó al delito”, subrayó.

Junto a todos los sectores que hizo referencia Lascano, también le dedicó tiempo a la política. “En estas historias también tienen sus entreveros el sector político. A diferencia de la Justicia, a los periodistas se nos habilita a realizar conjeturas que tienen que ser razonables y legítimas sobre lo que son las conductas opacas del sector político. En ese sentido, nosotros tuvimos, en el avance de estos sectores, conductas muy sospechables, básicamente de la Justicia”, aseguró.

“En estos momentos, por ejemplo, el Consejo de la Magistratura de la Nación está investigando las acciones de Marcelo Bailaque, un juez federal de Rosario, quien se negó -de manera reiterada- a investigar los catorce informes que realizó la Policía de Seguridad Aeroportuaria en los que se definían que Esteban Alvarado estaba vinculado con acciones de narcotráfico en el año 2013. Con esa información, este magistrado no tomó las acciones que hubieran llevado a una persecución eficaz de Alvarado, y 10 años después, con enormes destrozos producidos por este criminal, esa misma prueba que fue omitida por Bailaque mereció que, justamente, el juez fuera llevado ante el propio Consejo de la Magistratura para que se le abriera un expediente disciplinario, porque aquello que el magistrado desechó y cajoneó, sirvió para condenar severamente a Alvarado, un actor que es de los más representativos de la criminalidad de Rosario”, sostuvo Lascano.

Venado Tuerto presente en el libro

“En el sector de la política específica también hubo situaciones que han sido omisivas y sospechables, las cuales -hasta donde se pueden manifestar- están mencionadas en el libro; hubo sectores que son extraños, uno por ejemplo conectado a Venado Tuerto que es Horacio Lucchini, quien fue convocado por la anterior gestión del gobierno provincial al Ministerio de Seguridad y tuvo relaciones totalmente cuestionables, reprochables y de índole de apariencia delictiva con sectores del crimen para generar contacto con un gran líder criminal de Rosario que es Guille Cantero. Eso todavía está en suspenso y no ha sido investigado, por lo tanto, acá también estamos hablando de un área del Poder Ejecutivo”, afirmó.

Según Lascano, el problema que muchas veces tienen los periodistas es que la falta de una sentencia no habilita a hablar de una manera categórica sobre este tipo de cosas, lo que puede generar problemas legales a ellos mismos. “En este caso, el camino, me parece, es ir más allá de la insinuación, con las pruebas razonables que haya y plantear lo que se pueda plantear sin dejar de lado las cosas que pasan, pero con esa mesura y ese límite”, justificó.

Volviendo al libro, en el principio del mismo, y durante gran parte de la producción, se toma hace referencia a Esteban Alvarado a quien Lascano define como “un gran personaje del campo criminal por su complejidad y su inteligencia; es un actor decisivo de la violencia, pero también de la estrategia criminal para producir negocios en Rosario”. “El último gran hecho que protagonizó, e incluso tuvo repercusión en la prensa internacional, fue el intento de fuga de la cárcel de Ezeiza en helicóptero; un plan de película que fue propiciado porque Alvarado pudo contratar a un piloto de Venado Tuerto, que es una persona que se dedicaba al mundo de la construcción, y cuyo contacto fue facilitado por el conocido abogado Antonio Di Benedetto (condenado por la Megastafa Inmobiliaria), un prototipo que se desempeña en el campo del delito sumamente interesante por su carisma, inteligencia y capacidad de generar negocios económicos por su destreza profesional como abogado”, añadió.

“Efectivamente, este no es un problema que sólo se encuentra en Rosario, pero que desde Rosario genera redes y nudos en un montón de lugares. Acá en Venado Tuerto tenemos el ejemplo de una persona que ha sido muy conocida en el campo del Hampa: Mauro Novelino, quien se potenció con actores del campo criminal de Rosario, como es el caso de Lucía Uberti, una chica que fue condenada por organizar atentados al Poder Judicial y que tiene una enorme capacidad de ser estratega de ese ámbito. Ella tenía una relación con Novelino y los dos tuvieron un gran impulso y crecimiento en sus niveles de generar delitos cuando ya estaban en la cárcel. En síntesis, las mafias, más allá de todo, son fenómenos de red e integración”, reafirmó el periodista.

El lugar donde todos se encuentran

En la recta final de su conferencia, Lascano mencionó que “en el libro hay un capítulo que se llama ‘El lugar donde todos se encuentran’ que está dedicado al dinero que producen las organizaciones criminales, que lo absorben las entidades legales y que sirven para reproducir el delito”.

“En otro capítulo, está el testimonio de una persona que era fiscal en Rufino y fue hasta la plaza de su ciudad con el objetivo de detener a un camión cargado de cereal sin cartas de porte, lo que evidentemente hablaba de un acopio clandestino y generaba un claro mecanismo de evasión. Cuando el fiscal intenta detener al propietario del camión, quien pertenecía a la Sociedad Rural, o a confiscar el rodado pesado, esta persona le hizo un fuerte reproche y le dijo ‘por qué no se dedican a agarrar a los delincuentes’, y, justamente, el fiscal le respondió ‘esto es un delito’. Que quiero decir con todo esto, es que el problema del ‘dinero en negro’ siempre confluye en el mismo lugar; probablemente esa persona se compró un departamento en un edificio con esa ganancia ‘en negro’ y seguramente va a ser vecino de un narco que de la misma manera también produjo su dinero de manera ilegal#, contó. “Sin el correcto rastreo del origen del dinero, todo hace que confluya en el mismo lugar”, enfatizó.

Las amenazas

Consultado sobre si recibió amenazas teniendo en cuenta el tipo de información sensible que publica a través del libro y de sus investigaciones, Lascano respondió: “Una vez tuve una situación poco grata que fue cuando presenté el libro anterior, el de Los Monos. La viuda del “Pájaro” Cantero se apersonó en el lugar en el que se estaba haciendo la presentación y pudrió todo, nos amenazó fuerte a todos y a nuestras familias, lo que nos obligó a realizar una denuncia como resguardo”. “Salvo eso en particular, después no hemos tenido amenazas e intimidaciones, aunque sabemos que cuando uno trabaja con una materia muy sensible, como es la materia del conflicto, eso, generalmente, produce que a nadie que esté retratado en un libro o en una crónica le guste estar ahí, pero al mismo tiempo trabajamos con eventos que son públicos y siempre con la intención de no ser irrespetuosos. Nosotros trabajamos de cronistas tratando de dar cuentas de fenómenos de la época, en este caso el campo criminal, pero no hacerlo desde un lugar moralista ni colocarnos en el papel de los jueces, somos periodistas y estos son libros periodísticos. No hemos sufrido presiones, pero algunas veces hemos tenido discusiones, a veces fuertes, con abogados o con los propios detenidos, con quienes se generan disputas o contrariedades, algo que es propio de la labor periodística”, graficó.

El objetivo del libro

“Este libro tiene el objetivo de poder generar algún tipo de conciencia acerca de lo que el Estado y la sociedad civil necesitan definir para la persecución penal, pero por sobre todas las cosas, aquello que deben hacer, sobre todo, las personas comunes para no reproducir el delito y el delito violento. Nosotros vivimos en un contexto donde la economía informal es muy grande y donde muchas veces los altos impuestos, los ingresos pulverizados y las dificultades de tener plata en el bolsillo nos impulsan a mecanismos de evasión, a tratar de ir por izquierda, y tenemos que saber que eso tiene consecuencias”, recalcó.

“Frente a esto, uno no quiere subirse a un mangrullo de la moral para ilustrar o adoctrinar a nadie, pero el libro lo que pretende es eso, mostrar las diversas conductas que adopta la sociedad y que el dinero del delito se reproduce, circula, se regenera y se sigue reproduciendo”, completó.

 

Anuncios

Te puede interesar

TE PUEDE INTERESAR

No puedes copiar el contenido de esta página.