sábado 26 noviembre 2022
30.4 C
Venado Tuerto
InicioVenado TuertoEl caso Calabrasa, la versión de Unidos y Organizados

El caso Calabrasa, la versión de Unidos y Organizados

(Comunicado de Unidos y Organizados) Lamentamos que un sector del espacio político y mediático se haga eco de hechos infundados, provenientes de una persona que ha buscado sistemáticamente tener protagonismo político por intermedio del escándalo y la mentira.
Lo sucedido la noche del viernes fue relatado como un hecho de violencia unilateral de un militante sobre otro, cuando en realidad, quien dice ser víctima de violencia, fue a provocar con agravios a dos militantes que estaban pintando una consigna en una pared ya intervenida y pintada con anterioridad.
Nadie fue a buscar ni llamó a Maximiliano Luna. Él -de ‘motu propio’- descendió de su moto y comenzó a provocar groseramente y desde atrás a quienes estaban pintando el muro. Imaginemos una situación inversa, en donde militantes del radicalismo, socialismo o PRO estén haciendo uso del derecho democrático de expresar sus consignas, y se baja un militante kirchnerista de su vehículo para increparlos groseramente. La noticia también sería la misma para determinado sector, y también la titularían “VIOLENCIA K”.
Lo lamentable es que se está queriendo lastimar la figura de un docente, militante político y sindical a quien sus compañeros, padres y alumnos directos respetan y quieren.
El presidente de la Juventud Radical Maximiliano Luna, necesita de un escándalo para tener prensa y sacar tajada política en un contexto electoral. Es bueno recordar que Maximiliano Luna viene acosando verbalmente al profesor Andrés Calabrasa desde hace un año, cuando ambos formaban parte del Consejo Académico, vociferándole palabras agraviantes ante la presencia de todos los miembros del Consejo.
Esta acción fue repudiada por docentes y alumnos que elevaron nota ante el Consejo Académico, y Maximiliano Luna debió pedir perdón sobre lo ocurrido. Estos hechos constan en actas y copias de actas que adjunto como prueba. No obstante lo relatado, Luna también tergiversó los hechos fabulando en ese momento que lo habían golpeado. Y no fue cierto. De eso pueden dar absoluta fe todas las personas que lo escucharon y todos los docentes que estaban presentes.
Maximiliano Luna buscó la complicidad de la noche y la soledad del lugar para poder seguir atacando al profesor Andrés Calabrasa, lograr prensa afín y un protagonismo político que por mérito propio no tiene ni tendrá jamás.
Su conocido pésimo manejo del Centro de Estudiantes, sobre el que pesan gravísimas sospechas de presunta malversación de fondos, hizo que varios alumnos se hayan enfrentado con él. Tal vez hoy necesita de un escándalo mediático para tapar su propia crisis moral a raíz de las graves sospechas que sobre él recaen. Es muy posible, porque es sabido que un escándalo siempre tapa a otro escándalo.
Repudiamos el manejo amarillista que está haciendo sobre los hechos una prensa que NO busca la justicia, al no confrontar la situación entre las partes, para dilucidar la verdad. Una prensa parcial y subjetiva que agrede sin conocimiento de causa la figura de un docente y militante.
Repudiamos la manipulación política de los hechos. Creemos en la democracia como sistema participativo y de debate con la comunidad, seamos responsables y defendámosla en la práctica cotidiana sin reducir nuestras acciones al chimento, la mentira y al escándalo mediático.
Y RECORDAMOS NUEVAMENTE A QUIENES HACEN DE LA JUSTICIA UN CULTO, QUE FUE MAXIMILIANO LUNA QUIEN DESCENDIÓ DE SU MOTO PARA PROVOCAR Y AGREDIR VERBAL Y GROSERAMENTE A LOS MILITANTES QUE PINTABAN UN MURO YA INTERVENIDO CON ANTERIORIDAD. NADIE SE DIRIGIÓ EN NINGÚN MOMENTO HACIA SU PERSONA EN PARTICULAR.