ESCUCHA RADIO MIL9
ESCUCHA RADIO MIL9
sábado 2 marzo 2024
19.9 C
Venado Tuerto
InicioArgentinaEl Papa Francisco canonizó a Mama Antula, la primera santa argentina

El Papa Francisco canonizó a Mama Antula, la primera santa argentina

El papa Francisco declaró oficialmente santa a María Antonia de San José de Paz y Figueroa, conocida como Mama Antula, la primera mujer argentina de la historia en ser canonizada, y la destacó como «un modelo de fervor y audacia apostólica».

A las 5.45 de este domingo, hora argentina, frente a cientos de peregrinos argentinos presentes en la Basílica de San Pedro, el Papa convirtió oficialmente en santa a Mama Antula al leer en latín la elevación a los altares de «Beatam Mariam Antoniam a Sancto Ioseph de Paz y Figueroa».

«En honor de la Santa e individua Trinidad, para la exaltación de la fe católica y el incremento de la vida cristiana, con la autoridad de nuestro señor Jesucristo, de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y Nuestra, después de haber reflexionado largamente, invocado muchas veces la ayuda divina y escuchando el parecer de numerosos hermanos en el Episcopado, declaramos y definimos Santa la beata María Antonia de San José de Paz y Figueroa y la inscribimos en el Catálogo de los Santos, estableciendo que en toda la Iglesia sea honrada devotamente entre los santos», proclamó el Papa.

Con esa fórmula, la creadora de los ejercicios espirituales nacida en lo que entonces era la provincia de Tucumán en 1730, actualmente Santiago del Estero, y fallecida en Buenos Aires en 1799 se convirtió en la primera santa de la historia del país.

«Hoy fue canonizada María Antonia de Paz y Figueroa, una santa argentina. Un aplauso a la nueva santa», convocó luego el pontífice al rezar el tradicional Ángelus dominical desde el Palacio Apostólico ante miles de fieles que lo siguieron en la Plaza San Pedro.

Miles de personas se congregaron en la Basílica de San Pedro para la celebración eucarística de casi dos horas de duración presidida por el pontífice.

Cerca de 400 fieles llegados desde la Argentina, algunos con banderas nacionales, ocuparon las primeras filas de la Basílica con estampitas de la inminente santa, a la que los obispos argentinos consideraron esta semana como la «Madre Espiritual de la Patria».

Durante la homilía, el Papa destacó que la nueva santa «caminó miles de kilómetros a pie por desiertos y calles peligrosas», al tiempo que la calificó como «un modelo de fervor y audacia apostólica».

Además, Francisco subrayó el trabajo de la nueva santa por la «vida digna» de los pobres a través del trabajo y la justicia y el pan cotidiano y, en un pasaje con contenido social, lamentó «cuántas personas que sufren encontramos en las veredas de nuestras ciudades».

«Y cuántos miedos, prejuicios e incoherencias, aun entre los que creen y se profesan cristianos, contribuyen a herirlas aún más», denunció tras advertir por la «lepra del alma; una enfermedad que nos hace insensibles al amor, a la compasión, que nos destruye por medio de las gangrenas del egoísmo, del prejuicio, de la indiferencia y de la intolerancia».

De la ceremonia participó el presidente de la Nación, Javier Milei, y una comitiva del Gobierno nacional. Además estuvieron presentes el gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, y el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Jorge Macri, entre otros.

«Enferma, pero feliz de haber realizado lo que más deseaba, es decir, la casa para los ejercicios espirituales en Buenos Aires, el 6 de marzo de 1799 hizo escribir su testamento y al día siguiente entregó su alma a Dios», agregó el texto, que también resaltó que «se calcula que en ocho años de actividad organizó ejercicios espirituales para más de 70.000 personas», tras haberse enfrentado con las autoridades políticas y eclesiásticas de la época luego de la expulsión de los jesuitas del territorio del virreinato.

Milagrosa recuperación

El último milagro atribuido a Mama Antula, que permitió que pasara de beata a santa, ocurrió en 2017 cuando el profesor de Filosofía, Claudio Perusini, quien se encontraba en Santa Fe por una cuestión familiar, sufrió un grave accidente cerebrovascular que lo dejó en estado vegetativo. Los diagnósticos indicaban que podía permanecer así el resto de su vida o morir.

Por ese entonces, el obispo José Giovando, quien había sido compañero de secundaria de Perusini, fue a visitarlo desde Buenos Aires a Santa Fe. Una vez a su lado, el prelado rezó durante horas a Mama Antula. Antes de ese momento, ni Claudio ni su mujer sabían quién era la religiosa. De pronto, el profesor, actualmente tiene 64 años, inició su recuperación sin que mediara una explicación científica para su mejoría.

Esta situación fue atribuida sólo a un milagro.

Mama Antula, una vida dedicada a la práctica de ejercicios esperituales

María Antonia de Paz y Figueroa, Mama Antula, nació en el año 1730, en la localidad de Villa Silípica, antigua encomienda de indígenas de la actual provincia de Santiago del Estero.

La siguiente es una cronología de la vida de Mama Antula, declarada hoy santa por el papa Francisco, difundida por el Arzobispado de Buenos Aires.

  • 1730. María Antonia de Paz y Figueroa, también conocida como María Antonia de San José o Mama Antula, nace en Villa Silípica, actual provincia de Santiago del Estero. Es hija de Miguel de Paz y Figueroa Mendoza y de María de Zurita y Suárez de Cantillana.
  • 1745. A los 15 años hace sus votos y viste el hábito consagrándose a la oración y al apostolado. Empieza a acompañar a los jesuitas como beata de la Compañía de Jesús en la tarea de evangelización de los pueblos originarios santiagueños. Les enseña a leer y a escribir, y a perfeccionar técnicas de ganadería y agricultura. Hablaba quechua santiagueño y fueron los indígenas quienes la nombraron «Mama Antula» (Madre Antonia).
  • 1760. Reúne en Santiago del Estero a un grupo de chicas jóvenes que vivían en común, rezaban, ejercían la caridad y colaboraban con los padres jesuitas. En aquel entonces se las llamaba «beatas», hoy serían llamadas laicas consagradas.
  • 1767. Los jesuitas son expulsados de América por orden de la corona española.
  • 1768. A los 38 años, comienza la misión de su vida: continuar con la práctica de los ejercicios espirituales que realizaban los jesuitas, para la salvación de las almas. Es entonces cuando empieza su misión «en salida» y elige su nombre de Iglesia: María Antonia de San José.
  • 1773. El papa Clemente XIV, presionado por los monarcas borbónicos, suprime la Compañía de Jesús.

  • En los años sucesivos, María Antonia emprende una caminata evangelizadora y recorre las actuales provincias argentinas de Santiago del Estero, Tucumán, Salta, Jujuy, Catamarca y La Rioja. En 1777 llega a Córdoba y a Buenos Aires en septiembre de 1779. Los viajes los realiza caminando descalza y pidiendo limosnas. En cada lugar al que llega organiza tandas de ejercicios espirituales basadas en la espiritualidad de san Ignacio.
  • 1779. Se traslada a Buenos Aires para continuar con su misión apostólica. Pero el virrey Vértiz se opone a su petición de abrir una casa para dar ejercicios y el obispo diocesano fray Sebastián Malvar y Pinto, le demuestra desconfianza y posterga la respuesta por nueve meses, mientras solicita informes sobre María Antonia. Trata de disuadirla, pero ella resiste.
  • 1780. En agosto obtiene el permiso para iniciar los primeros ejercicios espirituales. En los siguientes años participan en estos ejercicios varios miles de personas.
  • 1784. Emprende un nuevo viaje misionero a Colonia del Sacramento y luego a Montevideo, para promover en esos lugares la práctica de los ejercicios espirituales.
  • 1793. Planea la construcción de la Santa Casa de Ejercicios Espirituales en Buenos Aires y viaja al Uruguay.
  • 1795. Comienza la construcción en Buenos Aires la Santa Casa de Ejercicios Espirituales, un lugar levantado enteramente con donaciones, y donde se realizan los ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola. Está ubicada en la actual avenida Independencia 1190, en el barrio de Constitución.
  • 1799. Se inaugura la Casa. María Antonia va dando forma a su futuro grupo de beatas. En 7 de marzo fallece a causa de una enfermedad a la edad de 69 años, en la Santa Casa. Sus restos fueron inhumados en la Basílica de Nuestra Señora de la Piedad de la ciudad de Buenos Aires.

Fuente: Télam

Te puede interesar

TE PUEDE INTERESAR