sábado 3 diciembre 2022
27.7 C
Venado Tuerto
InicioVenado TuertoEl tuerto venado despertó de su letargo eterno por el caso Teglia

El tuerto venado despertó de su letargo eterno por el caso Teglia

Tras la jornada de violencia vivida este lunes frente a los tribunales venadenses, más precisamente en la sede del Juzgado de Instrucción, donde un masivo grupo de personas pedía justicia por el crimen de Gastón Teglia y terminó destrozando gran parte del edificio, el juez Eduardo Bianchini salió a explicar sus dichos a los familiares de la víctima.

La bronca contenida de los manifestantes encontró el peor de los cauces, el de la violencia, cuando Elena Ferro (suegra de Gastón) señaló luego de la reunión con el magistrado: “El juez me dijo que este desgraciado que le clavó el cuchillo es inocente hasta que se demuestre lo contrario”.

Por LT 29, en el programa El diario de la tarde, Bianchini dio su versión de los hechos, aclarando que “existen elementos secuestrados y la causa, como todo proceso, comenzó y tiene un curso que es lo que le traté de explicar a los familiares de la víctima. Es un proceso que está establecido por la ley que dispone cuáles son los derechos y las garantías que tiene toda persona que esta sospechada de cometer un delito”.

Tras explicar como funciona el proceso de instrucción judicial el magistrado desmintió la posibilidad de que los tres detenidos por la causa puedan recuperar la libertad en forma inmediata, dado que ”cuando se pierde una vida humana las penas son elevadas, por lo tanto si existen elementos para sostener esas sospechas de que la persona es responsable penalmente, a pesar que falta el juicio, la persona sigue detenida”.

Los detenidos implicados en el crimen son Mauricio Grbavac, quien habría sido reconocido por Leandro Teglia, hermano de la víctima durante el atraco; Facundo Castillo el presunto asesino de Gastón, y un tercer sospechoso de quien no trascendió la identidad.

 Lunes violento

El arranque de semana en Venado Tuerto abandonó la modorra campesina para ser un polvorín con grandes posibilidades de estallar en cualquier momento. Si bien para gran parte de la población la mañana transcurrió sin modificaciones, en la zona del microcentro gran número de comercios cerró sus puertas, aclarando que no atenderían hasta las 11 para poder participar de la manifestación frente a los tribunales.

Así, de a poco, se fueron sumando los vecinos movilizados por el asesinato de Gastón Teglia, ocurrido el viernes por la noche en un intento de asalto en el que fue apuñalado, y su hermano Leandro recibió algunas heridas, aunque ninguna de consideración.

Ya frente a los tribunales de Chacabuco y Castelli los ánimos se fueron caldeando ante la imposibilidad de tener un contacto directo con el juez Eduardo Bianchini. Luego el magistrado accedió a recibir a los familiares directos de Gastón. La interpretación que Ferro realizó de los dichos del juez sobre que los detenidos «son inocentes hasta que se demuestre lo contrario» provocó el estallido de la multitud que con piedras y palos rompió las puertas vidriadas del ingreso al juzgado y realizó pintadas en las paredes interiores. Sólo la cordura de algunos de los familiares y amigos de Gastón evitó que fuesen mayores los destrozos y que los marchantes llegaran a atacar a algún funcionario judicial.

Mientras tanto, frente al Municipio otro grupo nutrido de ciudadanos le reclamó al intendente José Luis Freyre respuestas desde el sector político al problema de la inseguridad, y se vivieron algunos momentos de tensión cuando fue increpado el secretario de Gobierno, Rubén Paulinovich, por algún gesto fuera de lugar que habría realizado el funcionario.

En este caso el padre de Gastón, Héctor Teglia encabezó la comitiva y fue recibido por Freyre en su oficina. Ante la presión de la gente el mandatario, acompañado por Teglia, se asomó a uno de los balcones que da a calle San Martín. Allí los vecinos le endilgaron: «No queremos que sigan matando gente», «fuiste elegido para gobernar y te tenés que hacer cargo. Queremos vivir en una ciudad segura».

El jefe del Ejecutivo municipal, entre gritos e insultos, pidió: «Tratemos de mantenernos unidos, porque es un momento de mucho dolor, de mucha bronca», luego recordó que «esto me podría haber pasado a mí, le podría haber pasado a cualquiera de nosotros» y cerró: «La idea, más que hablar, es hacer, tomar acciones. Y lo más importante es que se haga justicia por Gastón».

Héctor Teglia, le puso un poco de cordura a tantas horas de bronca e impotencia: «Quiero agradecer a todo el pueblo de Venado Tuerto y a José con quien nos une una amistad y se que él y sus funcionarios nos van a acompañar, poque vamos a seguir esta lucha. Que Gastón haya sido el principio, pero que también sea el final. Me tocó a mí, mala suerte, pero creo en la justicia y quien hizo esto tiene que estar preso, porque se llevaron una vida».

Bronca desatada. Violencia frente a tribunales.

Te puede interesar