sábado 26 noviembre 2022
40.8 C
Venado Tuerto
InicioProvincialesEl único detenido por el ataque a Bonfatti habla de armas plantadas

El único detenido por el ataque a Bonfatti habla de armas plantadas

(Rosario/12) El único detenido que quedó tras el despliegue de allanamientos posteriores al atentado contra el gobernador Antonio Bonfatti se declaró ajeno a ese ataque y acusó al personal policial de haberle plantado el arma secuestrada en su casa. La fiscal de Cámaras, Cristina Rubiolo, dejó entrever que continuaría el despliegue policial en la investigación, ahora bajo dirección de las Tropas de Operaciones Especiales, pero con un fuerte hermetismo. El mandatario pidió «no partidizar este tema que viene desde hace muchísimos años», en tácita alusión a cuestionamientos directos a la gestión provincial y su control político sobre la policía y el narcotráfico. Es que algunas fuentes calificadas en asuntos penales desconfiaron del rumbo que adoptó la investigación en sus primeros tramos y apuntaron hacia un sector de la fuerza, con intereses en los negocios de venta de drogas.

El joven de 22 años, detenido el domingo de madrugada en su casa de Cavia al 1300, prestó declaración indagatoria ayer en Tribunales, ante la fiscal a cargo, Ana Rabin. Su abogado defensor, Marcos Cella, transmitió que su cliente está imputado del delito de «tenencia de arma de guerra», y recalcó que nada lo vincula aún con la balacera del viernes a la noche contra el domicilio de Bonfatti, en Darragueira y Gallo. «Esperemos el resultado del peritaje balístico. Debiera dar negativo, pero si es positivo, será curioso por la celeridad con la que habría aparecido esa arma», desconfió el letrado.

Consultado el secretario de Seguridad, Matías Drivet reiteró que «ninguna pista está descartada, y mientras tanto hay que decir que lo que se comenta son conjeturas, al margen de una investigación que se está desarrollando».

El detenido negó tener relación con el ataque y aseguró que la pistola secuestrada «fue plantada por la policía en el techo de su casa», contó el abogado defensor, para quien la supuesta imputación de su cliente con el atentado «es una construcción mediática o el afán desde alguna fuente policial en encontrar rápido a un culpable». «Mi cliente no tiene problemas en causas de drogas ni tampoco contra el gobernador», remarcó.

Fue uno de los allanamientos ordenados por la jueza María Luisa Pérez Vara a 24 horas del ataque. El imputado fue apresado en su casa de Cavia al 1300. Su abogado reveló ayer que el muchacho, llamado Lucas, estaba en su hogar al momento del atentado, y que tiene grabaciones de video que lo demuestran y que las aportará a la causa. Según dijo, en esa casa tiene videocámaras instaladas que lo grabaron cuando ocurría la agresión a tiros contra la vivienda del gobernador. Cella agregó que «la policía rompió esas cámaras» durante el allanamiento. Para el defensor, el procedimiento «fue muy raro» y dudó de la fiabilidad de los testigos convocados por la fuerza.

Lucas es hermano de un muchacho que la policía ha relacionado con el tráfico de drogas en la zona norte. A él le atribuyen la propiedad de un BMW secuestrado en la seccional 10ª, cuyo jefe, Roland Cuñé, tendría enemistad manifiesta contra esa familia, según el abogado consultado.

El detenido volvió a su lugar de reclusión, en la Alcaidía mayor de la Unidad Regional II, con la misma imputación con la que llegó. A la fiscal Rabin le confesó que teme por su vida y pidió que se lo mantenga en ese presidio para cumplir la prisión preventiva.