miércoles 30 noviembre 2022
20.4 C
Venado Tuerto
InicioSin categoríaFreyre le responde a PUEBLO Regional

Freyre le responde a PUEBLO Regional

La madrugada del 27 de septiembre Freyre contestó un artículo editorial de PUEBLO Regional (ver en la web Poroto a Poroto, el difícil momento del líder provincial que casi fue) en su cuenta de facebook. Se refirió a múltiples aspectos. Pero a las horas, retrocedió sobre sus pasos y eliminó aquel comentario, seguramente, por la gravedad de lo que decía y la forma en que lo decía: denuncias de corrupción contra los legisladores del PJ que apoyaron la reforma tributaria, confrontación con el Movimeinto Evita y La Cámpora (con esta última por la conducción que se hizo de la logística de la campaña), críticas a sus funcionarios municipales por falta de compromiso con la campaña y denuncias de corrupción contra el Periódico PUEBLO Regional y el Gobierno provincial.

Pablo Tomás Almena (Editor PUEBLO Regional)

Venado Tuerto- En la edición de PUEBLO Regional Nº120 (1º quincena de septiembre) publicamos un análisis de la situación política que atravesaba en esa coyuntura (luego de las elecciones primarias) el intendente de Venado Tuerto José “Poroto” Freyre; a partir de los magros resultados obtenidos en su propia Venado Tuerto, por la lista de candidatos a diputados del FpV (la misma que él mismo integraba en el 7º lugar). Allí planteamos las dudas existentes (en el FpV a nivel provincial y nacional) respecto al real compromiso asumido por el Municipio de Venado Tuerto a la hora de recoger sufragios que consolidaran el proyecto nacional al cual, desde la Municipalidad, se asegura adherir (sospecha que hizo expresa la propia vice ministra de Desarrollo Social de la nación, en reunión con dirigentes del FpV inmediatamente posterior a la inauguración del CIC en Venado Tuerto). Señalamos distintas ambigüedades propias de la forma de conducir de José Freyre y que, entre otras cosas, derivaron en el hecho de que 4 listas del PJ se presentaran por fuera del FpV (que Freyre dirige) y en una histórica elección de Liliana Rostom (por fuera del PJ y pese a los enormes esfuerzos de trabajo de Germán Mastri). Además planteamos la ambigua posición de Freyre a nivel legislativo ante proyectos importantes como la reforma tributaria, el cupo femenino y la Ley Enrico (que apoyó el ‘porotismo’ y a la cual se opusieron además de todos los legisladores del FpV, una parte importante del FPCyS, incluido el ministro de Justicia de la Provincia Juan Lewis y el ministro de Reforma del Estado Rubén Galassi por considerarla atentatoria de los derechos humanos). Esto desató el enojo y la victimización de José Freyre y algunos de sus militantes. Y derivó en una publicación en el Facebook personal del intendente que fue retirado del cyber espacio a las 18.30 (aproximadamente) del viernes 27 de septiembre.

Barrilete cósmico ¿de qué planeta viniste?
Este es la respuesta al editor de PUEBLO Regional de quien recogió el 70 por ciento del apoyo popular en los últimos comicios de 2011. La crisis política a la que nosotros aludíamos en aquella publicación de septiembre se confirma en el solo hecho de decidir borrar lo que él mismo escribió, a pocas horas de hacerlo. Posteo en el Facebook el intendente José Freyre del 27 de septiembre pasado (textual):
“Es cierto que no se si es políticamente correcto responder. También es cierto que nadie me pidió opinión, pero tengo la plena convicción de que debo decir la verdad. No hubo huida legislativa a la hora de debatir la reforma tributaria en la Legislatura provincial. Yo estuve ahí y se claramente porque una parte del peronismo votó favorablemente los aumentos de impuestos que quería el gobierno provincial. Incluso dándole más de lo que pedía, como lo que propuso el Movimiento Evita: cargar ingresos brutos. Este aumento no fue para las grandes corporaciones o para los grandes contribuyentes, sí fue para el conjunto de los santafesinos. Comos si esto fuera poco no se le planteó ni el más mínimo condicionamiento para el uso de esta gran generación de recursos. De un lado del peronismo, los que no querían ofender al campo. Del otro los que estaban desesperados por levantar la mano (hace falta recordar la fenomal transferencia a los bolsillos de los senadores por parte del gobernador para disponer todos los meses). Le pedí a Darío Mascioli respetar lo que reunidos todos los dirigentes provinciales más los referentes del Gobierno nacional acordamos: no hay aumento de impuestos sin la modificación de Obras Menores por lo menos (sólo se pedía el depósito automático de fondos). Eso se acordó y eso respetamos. Por supuesto cada posición dentro del Justicialismo quería tener el respaldo del Presidente del PJ para blanquear su postura. Ni acompañamos el despacho que cuidaba los intereses del campo, ni acompañamos el despacho que aumentaba los impuestos a todos los santafesinos sin uso especificado. Huida? Esto si que es casi doloroso para mí. Apenas empezó esta vergonzosa sesión y después de haber seguido infructuosamente los devaneos vedetistas de varios legisladores por varios días me volví urgente a mí ciudad porque ese día había cacerolazos y yo estaba seguro de que iba a terminar como terminó, en mi casa. Enfrenté esta situación solo. La sola imagen de la cara de mi hija de 8 años explica para mí lo que significó y porque tenía que estar en Venado y no quedarme en Santa Fe. Ojalá que los que declaman en la mesa de un bar todas las tardecitas, porrón de por medio, defender el Proyecto Nacional a viva voz pongan la cara, el cuerpo y el alma el 10 por ciento de lo que hago yo, todos los días. Fue pública mi autocrítica de las fallas que tuvimos en la campaña provincial y local en Venado Tuerto. Ni siquiera me excusé que en el 90 por ciento de las localidades de Santa Fe Obeid salió tercero o de que en algunos lugares los referentes triplicaron en votos a la lista de diputados (acá Obeid saca no mucho menos votos que lo que sacó Mastri). Puse mi nombre en la lista como testimonio militante, sin pedir nada a cambio ni especulé presentarme (como si lo hicieron otros) para mejores momentos electorales.
Que algunos funcionarios no se movieron, si desde ya que lo sé. No lo hicieron ni por la lista de Obeid (que estoy yo), ni por la lista de Mastri. Deberé hacerme responsable de esa actitud. De hecho mira te estoy contestando yo, en la convicción que nadie lo va a hacer ni por mí ni por la gestión local y el proyecto nacional. A una campaña que arrancó tarde y plagada de errores propios y ajenos nosotros aseguramos llegar a cada casa presentando la lista local y la de diputados nacionales. (los “votos pisoteados” a los que haces referencia tendrían que haber llegado varios días antes). Es cierto que no es políticamente correcto responder, también es cierto que nadie me pidió mi opinión pero alguito debo decir a semejante agresión ¿gratuita?
Los azares y casualidades hicieron que Pueblo Regional parece que tuviera un tiraje especial de algunos miles de ejemplares más en esta edición dedicada a mí.
También el azar y la casualidad hicieron, parece, que se le pusiera un especial énfasis a un reparto del diario casa por casa en los barrios.
También el azar y la casualidad hicieron que aparecieran en esta edición de Pueblo Regional dos páginas completas de publicidad del gobierno provincial y una página del Senador Enrico. Sólo azares y casualidades.
Con mis contradicciones y defectos, siempre he estado dispuesto a responder de mis acciones u omisiones ante quien sea. Sea la Prensa, mis compañeros o los ciudadanos.
Con mis contradicciones y defectos, todos los días hago lo mejor que puedo para transformar la realidad. Lo que para vos es un “sí fácil” para mí es la ilusión, las ganas y el compromiso de que eso si pueda ser posible. Así pienso y vivo la militancia. Y lo de la “palmadita” es real. Creo en el afecto. Cada persona y su mundo es para mí una maravilla (por eso elegí psicología y política como vocaciones) Y esto de ponerse en el lugar del otro genera eso, afecto (real y genuino) por supuesto también aumenta el compromiso, las angustias, las alegrías… pero no se si entendes de eso, porque vos si me palmeas la espalda y después haces una editorial como esta.
¿No hubiera estado bueno que a tu sesudo análisis le sumaras mi opinión?”.

Te puede interesar