sábado 26 noviembre 2022
30.4 C
Venado Tuerto
InicioVenado TuertoFreyre quiere hacer una demolición parcial del edificio de Taco

Freyre quiere hacer una demolición parcial del edificio de Taco

Construcción irregular. Demolición y multa para Taco.

Venado Tuerto-

El intendente de Venado Tuerto, José Luis Freyre, finalmente decidió marcar posición en el caso de la megatienda de la firma Taco, que amplió sus instalaciones más allá de lo que permiten las normas vigentes.

Esta polémica ampliación del inmueble de avenida Casey al 600, recibió un duro rechazo del Concejo Deliberante que en repetidas resoluciones exigió al Ejecutivo municipal que avanzara en la demolición de la irregular construcción.

Ahora, Freyre salió a marcar la cancha y propuso una demolición parcial del inmueble: “Hay una flagrante violación al Código Urbano y nosotros tomamos la decisión de ir por la demolición del lugar, pero es importante que no haya ninguna tergiversación de esta cuestión”, alegó el intendente.

Tras plantear que en el caso de Taco, los ediles se llevaron por una relación de acercamiento entre el mandatario y el empresario, Freyre planteó que “no está bien que a la hora de pensar un desarrollo urbano se piense en quién es la persona, antes de establecer los criterios de cómo se va a hacer”, y remarcó que “en el caso de Gómez tengo que fijarme que exista la igualdad ante la ley y a nosotros se nos complica establecer esa situación porque el Concejo estableció excepciones en diferentes casos, como el Sanatorio San Martín y desarrolladores inmobiliarios que invadieron el centro de manzana y los autorizó con el cobro de una multa”.

Minimizando la irregularidad cometida por el empresario Ricardo Gómez, más allá que se le notificó en repetidas oportunidades y se le llegó a clausurar la obra, el intendente comentó que “no tiene demasiado sentido discutir si se deja el centro de manzana libre en una en particular, donde el centro de manzana ya está perdido y no le sirve como respiradero a nadie porque son todos paredones. Esto significa que el bien que se quiere preservar no es tal, lo que tergiversa las discusiones”.

En lo que se refiere a la demolición en sí, el mandatario afirmó: “Tomamos la decisión de cumplir la demolición, pero queremos que sea del 60 o 70 por ciento de lo construido, porque para nosotros es más conveniente cobrar una multa y generar un patio verde y demoler algunos de los pisos, antes que insistir en ganar un hueco que no será pulmón de aire para nadie”. Pasado en limpio la medida apuntaría a demoler el segundo piso completo y una parte del primer piso, permitiendo que la planta baja quede construida en forma completa.

“Estamos ante un caso donde no respetamos la igualdad ante la ley y está en discusión lo que se quiere preservar, pero no quiero que el desarrollo urbano siga manipulándose con impunidad, por eso quiero demoler y además fijar una multa”, completó Freyre.