ESCUCHA RADIO MIL9
ESCUCHA RADIO MIL9
martes 23 abril 2024
12.4 C
Venado Tuerto
InicioSin categoríaGasparotti, el santafesino que creó una entidad para combatir la pobreza

Gasparotti, el santafesino que creó una entidad para combatir la pobreza

Gastón Vigo Gasparotti es un santafesino de 35 años que hace tiempo creó Akamasoa Argentina, una fundación y comunidad que busca sacar a la gente de la pobreza. El licenciado en administración de empresas, su proyecto que día a día crece y se aleja de la idea del asistencialismo.

Gasparotti recordó en 1952 hubo 5% de pobreza en la Argentina, mientras que en 1968 hubo 3%. «Es decir que si uno toma desde ese año hasta hoy pasaron 53 años y duplicamos por 15 el número de pobres, el número es inmenso. Son gente como nosotros tuvo menos oportunidades o que lamentablemente nunca pudo ser. El cementerio está lleno de pobres que esperaron un progreso que nunca llegó. Cuando uno ve la evolución de este drama, afecta a todos, a cualquier tipo de ideología, de partido político, a la sociedad en su conjunto y a cada uno de los que tienen posibilidades de dar una mano a su hermano, a su hermana», manifestó.

«El asistencialismo puede ser entendido para una situación límite, un enfermo terminal, alguna discapacidad, una situación de emergencia. Pero cuando uno tiene salud, edad para trabajar y para estudiar lo que hay que hacer es incentivar correctamente para que si hay una ayuda tenga un tiempo de duración porque sino hacemos a la gente dependiente. Y si no creemos que esto es así; por más que Akamasoa en Madagascar sacó a millón de personas de la pobreza con trabajo, educación y disciplina que también ejecutamos en Argentina; tenemos que ir a los datos que son contundentes. Multiplicaste por 30 la cantidad de planes sociales en los últimos 30 años y la miseria no disminuye, se perpetua. La desesperanza sumada a veces a la perversidad del asistencialismo es un cóctel explosivo», apuntó.

La labor del sacerdote Pedro Opeka en Madagascar fue la inspiración para que Gasparotti se enfoque en combatir la pobreza, un trabajo de años que lo obliga a tener una mirada atenta sobre la Argentina. «Partimos de una premisa errónea cuando creemos que somos un país rico, somos un país potencialmente rico. Lo que hace grande a un país en el siglo XXI no son sus recursos naturales, son las ideas que pueden producir riqueza y que pueden hacer que la calidad de vida mejore en toda la sociedad».

Sobre el objetivo de Akamasoa Argentina, detalló: «Estamos armando una primera comunidad en la que vivirán 2.000 personas, es un número pequeño, pero se seguirán haciendo comunidades como en Madagascar que se inició una y hoy hay 22. Acabo de regresar de África, fui a trabajar con Pedro y veía con asombro cómo un país de 92% de pobreza tiene la misma pobreza de hace cuatro años, cuando había estado. Sin embargo, es su oasis de esperanza, siguen trabajando».

«¿Qué busca Akamasoa? ¿Qué hacemos acá en Argentina? Pensamos este drama desde el inicio hasta el final de la vida. Es tan importante hacer maternidades como cementerios, jardines como hospitales, escuelas como centros de oficio, urbanizaciones dignas. Invitamos a que la gente salga de la extrema pobreza dentro de una villa para empezar a emerger, puede ser en un campo o un basural y arrancar a hacer urbanización», destacó el santafesino.

La fundación nacional está ubicada en Buenos Aires, en un predio de seis hectáreas, donde están planeando y construyendo 69 viviendas, un jardín, un centro de salud, una escuela con todos los niveles educativos, huertas hidropónicas, una cocina industrial y una cabaña. «A las 8.30 desayunan los niños, a las 9 los adultos y a las 9.30 estamos todos trabajando. Los niños van a jornada extendida al jardín municipal y luego vienen al nuestro, cada determinada semana tienen controles oftalmológicos, odontológicos. Las mujeres controles ginecológicos, los adultos estudios cardiológicos, vamos resolviendo problemas de salud. En la vida diaria hay problemas de violencia, judiciales que hay que ayudar para resolverlos, o complejidades médicas que deben ser atendidas. Lo más lindo de todo esto es servir sin pedir nada a cambio», expresó.

 

«La provincia de Santa Fe es la segunda con más villas miserias del país y ese número es contundente no para que alguien se enoje, de nada sirve enojarse, sino para que todos busquemos soluciones», cerró.

 

 

 

Fuente: Uno Santa Fe

Te puede interesar

TE PUEDE INTERESAR

No puedes copiar el contenido de esta página.