ESCUCHA RADIO MIL9
ESCUCHA RADIO MIL9
sábado 18 mayo 2024
4.3 C
Venado Tuerto
InicioRegionalesLa CGT responde al proyecto de la nueva cárcel en Melincué

La CGT responde al proyecto de la nueva cárcel en Melincué

A través de un texto que circuló como pedido de publicación, el delegado regional y secretario de prensa de la conducción nacional de la CGT, Jorge Sola, sentó la posición de la central obrera respecto al proyecto del senador Lisandro Enrico para trasladar la alcaidía de Melincué y reconvertirla en una unidad penitenciaria. Abajo se reproduce íntegramente la nota:

En varios medios de prensa el senador Enrico, haciendo uso de toda su potente operación de prensa, envía  una nota que  los medios se encargan de hacer  pública como si fuera un texto con objetividad periodística, sin poner de relieve que es información que el propio dirigente político envía para su divulgación. Más allá del “error” periodístico, entiendo que es absolutamente necesario por parte de la prensa aclarar que no hay aquí un informe objetivo, como una noticia periodística lo amerita, sino una “operación de prensa” del propio legislador. La “supuesta noticia” refiere al proyecto de construcción de la nueva Alcaidía.

Puesto en relevancia el modo, es necesario ahora adentrarnos al verdadero problema: el proyecto que promueve el propio senador Enrico respecto del traslado de la actual Alcaidía de la localidad de Melincué fuera del ejido urbano y la oculta transformación de la misma en una Unidad Penitenciaria. En primer lugar vamos a coincidir con el objeto “formal” del proyecto que es mejorar las condiciones de habitabilidad de la actual Alcaidía para que los detenidos en proceso penal mejoren sus condiciones y se mejore la seguridad del propio edificio y, por lo tanto, de los vecinos de Melincué. En lo que ésta Regional gremial dista es que el proyecto esconde en sí el germen de la verdadera intención del gobierno de la Provincia de Santa Fe, que no es otra que transformar esta futura Alcaidía en una cárcel provincial. Aclaremos las diferencias. Una alcaidía solo tiene como objetivo alojar a una población limitada en baja cantidad de personas privadas de su libertad que se encuentran sin sentencia y que atraviesan el proceso penal respectivo. Una cárcel o unidad penitenciaria aloja a ciudadanos que, con sentencia firme,  cumplen en estos ámbitos sus condenas. Una alcaidía solo permite el tránsito por un tiempo determinado de los procesados hasta su sentencia. Las penas se cumplen en los penales, como los de la localidad de Piñeiro. Las cárceles han transformado no solo el paisaje del lugar, que parece ser lo que más preocupa al legislador, sino el ambiente social de todas las poblaciones que la circundan. Los ejemplos proliferan no solo en la citada localidad de Piñeiro, sino, por citar otra jurisdicción, también en Junín o Batán (Mar del Plata).

En la reunión que mantuvo esta CGT con Enrico se le solicito que hiciera una firme campaña de información a la ciudadanía y se comprometiera a que ese proyecto de remodelación no se iba a transformar en una unidad penitenciaria. También se le solicitó una consulta popular en todo el departamento General López para que sea la propia ciudadanía quien decida si quiere la instalación de una cárcel, tal su pretensión oculta. Ninguna de las dos cosas solicitadas fue hecha. A la primera respondió con evasivas públicas. A la segunda con una encuesta mal diagramada y digitada de acuerdo a sus objetivos, pretendiendo reemplazar con unos pocos casos estadísticos la voluntad de toda la ciudadanía del Departamento General López

Un puñado de casos entrevistados, en donde, con preguntas de tono capcioso, el 62% de la gente dijo desconocer por completo el tema. El encuestador no pregunta por una alcaidía, sino por una cárcel. La segunda pregunta era si estaba de acuerdo que se construya la cárcel en la zona rural de Melincué. La mayoría de los pueblos opina que sí. Pero más del 60% no sabe de qué se trata.

Este desatino no termina aquí. En la localidad de Melincué las preguntas también fueron dos, pero allí se cambió el tenor y los vocablos de las mismas. La primera pregunta fue: ¿está de acuerdo con el traslado de la alcaidía a la zona rural de Melincué? Es decir que en el pueblo de 2500 habitantes donde todos conocen la diferencia y el tema está más sensibilizado, la palabra cárcel es reemplazada por alcaidía. La segunda pregunta esconde otra trampa: en el caso que esté de acuerdo, ¿podría firmarme por sí?. Es decir que no le está consultando, sino que le pide que le rubrique su aceptación al proyecto. Un verdadero desaguisado propio de una encuesta hecha con el solo objeto de ocultar información y malinterpretar la realidad

El senador Enrico pretende con una encuesta mal direccionada en sus objetivos, con preguntas capciosas que dejan en evidencia el verdadero objetivo de su proyecto, reemplazar su deber de informar con detalles el pretendido traslado, subsanar el vicio de no contar con el apoyo popular y pretender que la creación de poco más de 100 puestos de trabajo sea el premio para generar un polo de inseguridad delictiva y social en toda la región. El solo hecho que el terreno que inicialmente el senador Enrico pretendía para el traslado de la actual alcaidía era de 3 hectáreas y a 10 km del pueblo, tal lo comprometido en las reuniones con los vecinos, hoy es de 10 hectáreas y a solo 2000 metros del casco urbano. Es fácil imaginar que tamaña superficie albergará a mucha más gente que las  160 personas actuales. El objetivo, en un futuro mediato, es una cárcel de mediana o máxima seguridad

Como públicamente expresamos, una localidad que pretende posicionarse como una reserva natural por sus humedales y propender al turismo no puede ser transformada en la sede de reclusos. Este departamento General López posee demasiados problemas de inseguridad para anexar los propios que una población carcelaria acarrea con propios y extraños. La política requiere de consensos para cambiar la vida a la gente. Es lo que, en definitiva, en este proyecto está ausente. Nos llama poderosamente la atención el silencio de intendentes y presidentes comunales creyendo que el problema es solo de Melincué. Las distancias en esta región son lo suficientemente escasas como para que pongan mayor atención en el grave problema que se nos avecina. En este rechazo al proyecto de construcción de la Unidad Penitenciaria de Melincué abogamos para que todo el arco político reflexione sobre el futuro que planean para la región.

Anuncios

Te puede interesar

TE PUEDE INTERESAR

No puedes copiar el contenido de esta página.