ESCUCHA RADIO MIL9
ESCUCHA RADIO MIL9
martes 25 junio 2024
4.3 C
Venado Tuerto
InicioDestacadasLas victorias de Pullaro y Chiarella confirman el poder de General López...

Las victorias de Pullaro y Chiarella confirman el poder de General López en la Provincia

(PR/Lucas Paulinovich) Desde 1966, cuando finalizó el mandato de Aldo Tessio, el radicalismo no pudo poner al gobernador de la Provincia. Hasta este domingo 10 de septiembre de 2023.

Con un crecimiento pausado, pero constante, desde su asiento en el Departamento General López, Maximiliano Pullaro alcanzó la máxima autoridad ejecutiva a nivel provincial y la Unión Cívica Radical, debilitada al interior de Juntos por el Cambio tras la derrota de Horacio Rodríguez Larreta en las PASO presidenciales, sumará un poder provincial a la discusión nacional.

No por previsibles las victorias de Pullaro para gobernador, de Lisandro Enrico para senador por General López y de Leonel Chiarella para la intendencia de Venado Tuerto, dejan de ser contundentes. En Venado Tuerto, son una réplica en las tres categorías, con números que expresan el arraigo de un poder territorial que llegó a la Casa Gris. Y marca un hito en la historia política reciente de elecciones ganadas con margen escaso y en escenarios de tercios.

En un clima nacional que se insinúa como una derrota cultural de la interpretación alfonsinista de los 40 años de democracia, el radicalismo santafesino plantó su poder desde el sur, donde se hizo proverbial, se alineó con los médicos socialistas y cobró protagonismo con el ingeniero sutil (Miguel Lifschitz) que le cedió la cartera más álgida (el Ministerio de Seguridad) al ahora gobernador electo.

El peso relativo del Departamento General López, donde los intendentes radicales reeligieron con diferencias amplias, será determinante en la construcción de poder al interior de Unidos para Cambiar Santa Fe. Y, al mismo tiempo, en el plano nacional, el radicalismo de las provincias agrega un territorio para pelear el protagonismo en Juntos por el Cambio. O, llegado el caso, ser un refugio de soberanía restringida frente a otra derrota en octubre.

Pullaro, que fue el primer hincha del Frente de Frentes, tendrá el comando legislativo absoluto. Hasta la confirmación del escrutinio definitivo, la victoria de Clara García la deja con 28 diputados. El peronismo tendrá 10 bancas y el bloque de Amalia Granata se quedará con siete. Detrás están los espacios de Carlos Del Frade y Rubén Giustiniani. Y se agregan dos diputados de Viva la Libertad.

En el Senado se produce un giro de 180 grados con un predominio pleno del radicalismo. Felipe Michlig, de San Cristóbal, tiene la presidencia del partido provincial y se insinúa como el jefe de la Cámara alta.

El triunfo de Pullaro, de Hughes viviendo en Rosario, egresado de la UNR, le marca un nuevo tiempo a la política santafesina y tendrá un alineamiento de la gobernación con las principales ciudades. Pero también es la primera fecha de la Copa Radicales, con el enfrentamiento en sordina de un radicalismo desde adentro del territorio provincial con el radicalismo que emerge de la Universidad Nacional en la ciudad del puerto de Rosario.

Pullaro provincial
El desfase entre Rosario y el resto de la provincia se evidencia en el peso que ganan los departamentos del interior provincial en la política de la ciudad más importante y se da vuelta el influjo rosarino hacia el resto de la provincia, como supo ser en otros momentos.
La disputa por la intendencia de Rosario entre Javkin, ex radical aliado a los radicales, y Juan Monteverde, de Ciudad Futura en alianza con el peronismo, matiza una conjugación diferente que cobra visibilidad en el mapa político.

Los 30 puntos de diferencia de Pullaro fueron un segundo triunfo ante un radicalismo rosarino que apenas logró cuatro puntos en la intendencia, aunque confirmó su predominio en el Concejo rosarino, donde las representaciones de Unidos fueron todas en una misma lista.

El triunfo a gobernador del radicalismo departamental y el susto rosarino por la cantidad de votos que Miguel Tessandori, respaldado por Pullaro, obtuvo en la interna para las PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias), son anticipos de lo que se juega en la nacional. En esas escenas del conflicto democrático entre socialdemocracias de centroderecha o centroizquierda, la incomodidad la genera la irrupción de un fenómeno intraducible. En Rosario es, en parte, que se produce ese tercer factor desde donde crecieron los dominios pullaristas.

Triunfo chiarellista
En ese contexto cobra una mayor relevancia el triunfo de Leonel Chiarella en Venado Tuerto. No solo ganó con una diferencia histórica, sino que también obtuvo en el Concejo Municipal una mayoría casi en el borde máximo del poder que prescriben las reglas de la democracia representativa y republicana.

El modelo de Frente de Frentes que consagró a Unidos para Cambiar Santa Fe tuvo su ensayo previo con sustantivo éxito en la Esmeralda del Sur. Y el avance sostenido de Chiarella desde que asumió la intendencia lo pone como una de las referencias indudables en la provincia y expresión de sucesión directa en una provincia que no tiene reelección.

El fracaso en seguridad del gobierno provincial es también el de una versión del problema que no pudo hacer realidad lo que estudiaba en los manuales y dejó a la provincia en un limbo de incertezas y descontrol. Si en el sur santafesino Pullaro ganó por pertenencia y representación directa, en Rosario ganó por haber sido ministro de Seguridad.

Como si realizara una síntesis de las dificultades para la traducción política de las contradicciones entre las preocupaciones de la gente y los enfrentamientos culturales de las elites del poder, al calor de la entonación de la consigna “Alfonsín, Alfonsín”, Pullaro elogió y agradeció a la policía por su triunfo.

La derrota del peronismo indica que hay algo más que no es percibido. La campaña en contra con la revelación de audios con comisarios luego detenidos y acusaciones sobre vínculos con el delito, no hicieron mella en las preferencias electorales. Y no fueron escuchadas ni siquiera por los rosarinos y rosarinas a las que se dirigía especialmente. Ante el desastre actual de la seguridad pública, los que lo padecen el único mensaje que esperan es el de los hechos.

Te puede interesar

TE PUEDE INTERESAR

No puedes copiar el contenido de esta página.