ESCUCHA RADIO MIL9
ESCUCHA RADIO MIL9
jueves 23 mayo 2024
8.8 C
Venado Tuerto
InicioVenado TuertoUn nuevo paradigma en adicciones para Venado

Un nuevo paradigma en adicciones para Venado

La emergencia de casos de violencia social, las cifras estadísticas que rellenan cualquier hueco en los diarios, la radio y la televisión, los análisis de especialistas que todo lo transforman en números y fórmulas, las exigencias de los vecinos por más policías y represión, los funcionarios y dirigentes que se montan sobre la desesperación social y llaman por reformas penales o endurecimientos de control y persecución, la estigmatización que se forja día a día, palabra a palabra, conversación a conversación, generan un cuadro por demás dificultoso en el tratamiento de las adicciones. Venado Tuerto, en ese caso, se desprende de ciertas tendencias generales a nivel nacional y apuesta por metodologías alternativas para encarar un problema que tienen como principales víctimas a los pibes de los barrios populares, que una y otra vez vuelven a ser revictimizados.

Desde la perspectiva social que desplegó la Municipalidad en sus intervenciones territoriales, la propuesta se basa en una modificación de los esquemas tradicionales para concebir las problemáticas de adicciones y las políticas públicas en salud. Se trata de un reemplazo del enfoque punitivo y de encierro, que criminaliza al consumidor, lo hace un enfermo, un sujeto pasivo y culpabilizado, por una perspectiva centrada en la prevención y formación.

“Nosotros veníamos trabajando primero en el Prevea, que arrancó en el 2008. Después el gobierno nacional lanza los Cepla, que es el trabajo de intervención en la prevención en el tratamiento de adicciones, con un centro de día descentralizado. Y nos parecía que había que hacer algo más y eso fue una prioridad desde que reasumimos el 10 de diciembre. Queríamos aprovechar toda la potencialidad de nuestras relaciones, con los clubes, la iglesia, las vecinales; todo el potencial de los 583 trabajadores comunitarios que tiene la municipalidad. Además, en contra de algunas conceptualizaciones que son delicadas, que una sola intervención resuelve la problemática de las adicciones. Nosotros creemos en el trabajo fuerte entre todos. El otro concepto es el tema de las adicciones en sí mismo. Nosotros entendemos que las adicciones se ponen en juego en muchas cosas, no es solamente la adicción a una sustancia prohibida. Y además, no creemos en el aislamiento como solución”, desagrega el intendente municipal, José Luis Freyre.

En un escenario que parece ganado por las opciones manoduristas que proponen la impiedad con los adictos y vinculan directamente, como si fueran causalidades naturales, el consumo problemático, con la pobreza, el delito y la narcocriminalidad, Venado Tuerto intenta recuperar las líneas de trabajo que se pusieron en práctica durante la anterior gestión anterior por medios de programas que sistemáticamente fueron quedando desarticulados o fueron vaciados en los primeros meses del nuevo gobierno.

El objetivo no es buscar culpables ni hallar una esencia maligna en el corazón de los adictos y los criminales. Más bien, lo que se busca es la reconstrucción de lazos y la multiplicación de posibilidades vitales mediante el acompañamiento y el estímulo de expresiones artísticas, culturales y deportivas. Es un abordaje centrado en la territorialidad, el trabajo en la cotidianeidad, donde los adictos viven, donde las adicciones se gestan, donde los consumos problemáticos son creados por todos los integrantes de una comunidad. El problema nunca es la sustancia, tampoco es individual. El conflicto es una relación. Y para encararlo, las respuestas basadas en el asistencialismo victimista, mostraron su fracaso: en el consultorio de salud mental del Hospital, el 2% de las consultas son por adicciones; en los centros de salud municipales, alcanza el 3,7%. Es decir, el adicto no va a buscar voluntariamente ayuda. No es una cuestión de voluntad, sino de entornos conflictivos. El Estado elige cómo se hace responsable.

“Obviamente, lo que tenemos que hacer es laburar en escuelas deportivas, en el trabajo a través del arte, con la escuela de danza, los talleres de oficios. En esas cosas es donde tenemos que enfocarnos y tratar de llegar a esas situaciones donde puede haber conductas adictivas. El cambio de paradigma es salir al encuentro, no colgar un cartelito que diga el horario de atención”, comenta Freyre.

En las últimas semanas, la Municipalidad inició un relevamiento estadístico para adquirir una dimensión fiel de la situación en Venado Tuerto. Lograr una cuantificación e identificación de las sustancias principales, descifrar los motivos por los cuales se cae en conductas adictivas. El segundo paso, detalla el intendente, es aumentar la preparación de los profesionales que se relacionan con los pibes, desde los profesores de educación física, un padre que colabora en una comisión infantil, hasta las vecinales y los trabajadores de un merendero. Por última, destaca la importancia de las Consultorías Familiares que permiten trabajar con el entorno de la persona. “A veces ayuda más darle herramientas al entorno para contener y resocializar que a la propia persona que tiene la conducta adictiva. Esto es parte del trabajo interinstitucional para la prevención y detección precoz, que es la clave”, cierra.

Anuncios

Te puede interesar

TE PUEDE INTERESAR

No puedes copiar el contenido de esta página.