sábado 3 diciembre 2022
16.8 C
Venado Tuerto
InicioCritica de EspectáculosRaly Barrionuevo regaló una noche inolvidable

Raly Barrionuevo regaló una noche inolvidable

(fuente RockVenado) El salón luce repleto de un público diverso. Están los habitués, pero también algunos bastante más adultos que pertenecen claramente al mundo del folklore y no querían perderse la posibilidad de disfrutar a este gran artista en una nueva visita a Venado Tuerto. Todos mezclados, todos esperando por el gran Raly Barrionuevo, y el adjetivo no es exagerado.

A esta altura casi nadie discute las cualidades del músico santiagueño, que genera admiración en personas de edades muy diversas, en hombres y mujeres por igual (el tipo es fachero pero no la juega de galán), en los más jóvenes que quieren saltar y hasta generar algún baile colectivo, en los que se animaron a bailar alguna chacarera o zamba, o en los mayorcitos que prefirieron observar sentados.

Luego de la apertura a cargo de La Jangada (que cosechó muchos merecidos aplausos), apenas pasada la medianoche del viernes pasado, Raly Barrionuevo subió solo con su guitarra al escenario del Espacio Ubú para hacer “Zamba y acuarela”, una de esas canciones que despiertan romanticismo hasta en el corazón más duro.

De a poquito y a medida que van corriendo los temas se irá incorporando el resto de la banda, totalmente diferente a la que trajo a la ciudad en sus presentaciones anteriores en el Centro Cultural Municipal. Es que Raly necesita los intérpretes adecuados que se adapten al presente de su música y en la última oportunidad presentó una formación más clásica para tocar las canciones de “Radio AM”, un homenaje al folklore más tradicional, a aquellas zambas y chacareras que habían acompañado su infancia en Frías. Ahora, las canciones de “Rodar”, su último trabajo, requieren la presencia de vientos (saxo, trompeta, trombón y flauta) para darle forma a esas canciones alejadas de las formas clásicas del folklore, porque en “Rodar” (casi) no hay chacareras ni zambas, sino que aparecen mezclas con sonidos árabes, suenan un par de cumbias y varias mezclas más. Si inclusive cuando se colgó una de las violas eléctricas, Raly tocó la introducción de una canción que remitía invariablemente a Pink Floyd.

Fueron dos horas de show, pero dos horas de música, porque Raly casi no habla en el escenario. Tuvo un par de gestos hacia el Espacio Ubú destacando el carácter autogestionado del lugar, un par de agradecimientos y poco más. Arriba del escenario, habla a través de sus canciones, y no faltó ninguna: sonaron las imprescindibles “Chacarera del Exilio”, “Oye Marcos”, su hermosa versión de “Zamba de usted”, buena parte del disco nuevo y una versión tremenda de “Hasta siempre” con unos solos de vientos impresionantes para homenajear el Comandante. La despedida fue con “Somos nosotros”, otra que no puede estar ausente.

Una noche redonda, donde el público respondió y los artistas sobre el escenario dieron un show inolvidable, dejando la sensación de que no pasará demasiado tiempo hasta el regreso de Raly a la ciudad.

 

Reconocimiento al Espacio Ubú

Ya finalizado el show y mientras posaba para la fotos de rigor, Raly Barrionuevo se prestó brevemente al diálogo con los medios. «Es un lugar muy lindo Ubú, es un ámbito donde se puede desarrollar un concierto distinto a lo que es un teatro, porque la gente está predispuesta distinto. El teatro invita a una mayor formalidad, pero yo me siento muy cómodo en un espacio como este, festejo que se esté llevando adelante porque sabemos que es un esfuerzo enorme, por lo tanto estamos felices de venir a acompañar este proyecto», destacó.

¿Preferís los escenarios multitudinarios o los lugares más chicos?

– A mí me gusta todo, me gusta tocar, la paso muy bien cuando lo hago y es un regalo de la vida que tengo.

 

– Las canciones del nuevo disco, que son menos tradicionales del folklore, se prestan más para este tipo de escenario.

– Sí, es verdad. Es un disco que propone una energía distinta y estamos tocando tanto en festivales de folklore como en algunos de rock, entonces nosotros nos sentimos cómodos donde nos invitan y sobre todo donde hay gente que nos demuestra mucho cariño y tiene interés en escuchar nuestra música.

 

– En distintos festivales expresaste tu compromiso con el medio ambiente. ¿Hoy cómo te plantás ante esas cuestiones?

De igual forma. Así como hacemos una canción artesanalmente, yo aspiro que todo el mundo  pueda hacer sus cosas de esa forma también, que cada uno coma sano, que tenga su huerta, cuide su medio ambiente, son cosas importantes porque es el mundo que le dejamos a nuestros hijos.

 

– En estos tiempos políticos tan convulsionados, ¿te molesta que ante una opinión te quieran dejar atrapado en algún lado?

– No, a mí no me van a atrapar en ningún lado porque yo no tengo expectativas en ningún gobierno, ni de ningún lado. Tengo expectativas en la gente y las luchas que lleva adelante. Tengo mucha alegría de poder estar cantando y compartiendo mis canciones con la gente.

Te puede interesar