ESCUCHA RADIO MIL9
ESCUCHA RADIO MIL9
sábado 15 junio 2024
11 C
Venado Tuerto
InicioHistorias de VidaRosy busca una niñez que no recuerda y una hermana que no...

Rosy busca una niñez que no recuerda y una hermana que no conoció

(PR/Norma Migueles) La identidad personal es el conjunto de rasgos característicos de un individuo, como sus actitudes y habilidades, su carácter, su temperamento, sus virtudes y sus carencias, todos los cuales permiten que este se diferencie de los demás y reconozca su individualidad y su personalidad. La identidad, dicen lo estudiosos, se forma en la interrelación con quienes nos rodean o convivimos.

En esta instancia hay personas que sienten que les falta algo, que a esa identidad le falta una pieza. Suele suceder con algunas personas adoptadas que sienten esa inconmensurable necesidad de conocer a su familia biológica para sentirse completos, más allá del amor y la comprensión que los rodee.

Esta es la historia de Rosy Polvarán, conocida profesional de los medios de Venado Tuerto, hija de Ofelia Mesa una madre alcohólica y Juan O Maldonado, que fue retirada por el estado porque su madre no podía criarla con el bienestar que ella necesitaba. El padre estaba domiciliado en Venado. Nació en noviembre de 1974 en el Hospital Gandulfo de Quilmes y a los pocos meses la llevaron al orfanato.
Cuando tenía 3 años, recuerda a un hombre canoso y delgado que iba a verla, al parecer, con intenciones de adoptarla. En ese momento Juan Maldonado habló con su madre y le dijo que alguien tenía que hacerse cargo de la niña, porque la iban a adoptar. Así fue que le sugirieron a su hermana Angela que la trajera a vivir con ella y su marido Polvarán.

Rosa llegó a Venado y creció creyendo que el matrimonio Maldonado-Polvarán eran sus padres, en la escuela muchas veces los chicos le decían que era adoptada y al preguntarle a su madre esta le respondía, “es por la novela “Los ricos también lloran”. Cada tanto Juan pasaba por la casa de su hermana y la nena creía que era algún tío.

A veces les preguntaba si no tenían fotos de cuando era chiquita y le dieron la foto del bautismo de una nena, que Rosy atesoró creyendo ser la bella criatura que recibía el sacramento cristiano, luego con los años se enteró que ella no era la de la foto y el golpe fue doloroso al punto que hoy todavía se le llenan los ojos de lágrimas.

AMOR CERRADO
Los Maldonado- Polvarán la amaron tanto que temiendo perderla se fueron al sur, vivieron en Tierra del Fuego, allí se iniciaron los trámites de adopción. El problema era siempre el mismo: la niña no tenía documentos y esto generaba problemas en la escuela. Después vivieron en El Calafate, La Pampa y finalmente volvieron a Venado.
El amor de sus tíos-padres fue tan grande que nunca le contaron sobre la adopción que recién se hizo efectiva cuando la chica tenía 16 años y fue legalmente reconocida como Rosa Polvarán Maldonado.

Ella se fue enterando, de a retacitos, de historias que le confiaba la familia y que atesoraba, dando vida a una madre que no conoció y que luego se enteró falleció al poco tiempo de dar a luz una hermana, que también fue entregada a “una madrina”. La niña nació en 1982.
Los años siguieron pasando y los padres adoptivos seguían temerosos de que las inquietudes de Rosy la alejaran de su lado y de su nieta Sofía. Ella siguió postergando sueños e indagando en la memoria familiar algún dato, anécdota o conversación que refiera a sus padres.

Angela enfermó y poco antes de fallecer le contó la historia que precede, con pocos datos, sin documentos, tampoco los había en casa de su padre, quien también murió en el 2000. Ni rastros de su hermana, solo sabían que había nacido viva.

LA BÚSQUEDA
Hoy Rosy, con el apoyo de su familia, se puso en firme búsqueda de su hermana biológica, “no se en que ciudad o localidad está viviendo, ni su nombre o apellido. Solo se que tiene 40 años y que debe haber nacido en el mismo Hospital que yo. Por sugerencia de Jorge Palarich, me contacté con Abuelas de Plaza de Mayo, porque llevan registro genético no solo de desparecidos sino también de mucha gente”, señaló.

“Pienso que a lo mejor un día la cruzo en la calle y no se que es ella. Puede estar viviendo como yo en Venado Tuerto. La gente de Abuelas tiene las posibilidades, incluso de hacer la investigación y saber algo mas de la familia de mi madre y también conocer el destino de mi hermana”, sostuvo.

Te puede interesar

TE PUEDE INTERESAR

No puedes copiar el contenido de esta página.