sábado 3 diciembre 2022
16.8 C
Venado Tuerto
InicioVenado TuertoEl basural venadense, una gran alfombra que tapa mucha mugre

El basural venadense, una gran alfombra que tapa mucha mugre

Vivir de la basura. Setenta familias trabajan en el basural.

Campaña tras campaña la erradicación del basural a cielo abierto encabeza la lista de promesas de los distintos candidatos. Sin embargo, nunca se llega al fondo de la cuestión, ni se tiene en cuenta a las personas que día a día desarrollan su actividad en el predio. PUEBLO Regional recorrió el vertedero de residuos y conversó con Miguel “Chichilo” Ontiveros, un hombre que lleva 20 años de su vida viviendo de la basura de los venadenses.

 

Venado Tuerto- Los reclamos de la agrupación de vecinos “Chau basural” expusieron ante la mirada de todos el problema del vertedero de residuos a cielo abierto de Venado Tuerto. Y aunque la atención se posó sobre las supuestas causales de los incendios generados en el corazón del basural (disparado por la incomodidad que genera el humo); también dejó algunos cabos sueltos relacionados con otros temas que, a nuestros ojos, dicen mucho más que lo primero: casi 70 familias viven cirujeando en el basural de Venado Tuerto. No tienen obra social, ni monotributo social, se sienten perseguidos e incomprendidos por el Municipio y temen por el futuro de su fuente de ingresos. Denuncian atención deficitaria en el Hospital provincial “porque son cartoneros”. Son parte de lo que se denomina “economía popular” y, quizás, un ejemplo de resistencia en la mayor de las adversidades sociales: viven de lo que recogen del basural, pero trabajando dignamente. No molestan, ni violentan los derechos ajenos. Pese a ello, el Estado (en sus distintos estamentos) en lugar de valorarlos y protegerlos, les da la espalda. Y hasta, para ellos, confabula.

 

 

Unidos en la adversidad: el trabajo de los cartoneros en Venado Tuerto

Miguel “Chichilo” Ontiveros es el delegado informal que han elegido estas 70 familias para transmitir a la comunidad qué es lo que les sucede. En medio de la polémica por el fuego en el basural, el Municipio adoptó, como primera medida (casi reflejo condicionado), la decisión de cercenarles el ingreso al predio, responsabilizándolos de por esos focos ígneos. Ellos acabaron siendo los culpables. Se les prohibió el ingreso al lugar dejándolos, de buenas a primeras, sin su fuente de sustento. Por ello se manifestaron, peticionaron. Y lograron ingresar nuevamente. Pero no consiguieron que se fijaran pautas claras respecto a cuál será su futuro cuando se de apertura a la nueva planta de reciclaje de residuos y los cambios que ella traerá consigo.  

“Chichilo” lo explica: “Puse la cara porque yo trabajo ahí adentro con el cartón, y si se prende fuego no juntamos cartón, no juntamos botellas, no juntamos nada. Las cosas que quemadas salen igual son la chapa, el metal, el cobre; y nosotros no trabajamos con eso. Si nos prenden fuego están prendiendo lo que juntamos en el día. Nosotros no necesitamos prender fuego, al revés, salimos perdiendo. La gente que trabaja ahí adentro es la responsable de cuidarnos las cosas a nosotros”.

De esta forma, “Chichilo” desnuda la explicación central de los históricos incendios en el basural: la propia Municipalidad es la que esencialmente enciende la basura ya que esta es la forma más económica de reducir los residuos.

 

Unidos y organizados, pero solos

PUEBLO Regional: ¿Cómo organizan la producción y el trabajo?

 

Miguel “Chichilo” Ontiveros: Hay algunos (muchachos) que trabajan desde hace 6 o 7 años. Hay otros que están desde hace 15 o 16 años. Yo hace 20 años que estoy metido ahí adentro. Conozco el basural de punta a punta. Cada uno tiene su puesto donde pone sus cosas, cada uno junta lo que necesita (botella, cartón, plástico duro, chapa). Cada uno lo junta en su lugar y el fin de semana se vende. Somos 65 personas las que trabajamos ahí. La mayoría son jefes de familias y otros son solteros. Muchas son mujeres… Nos vinieron a anotar el otro día: somos entre 65 y 70 personas.

 

P.R: ¿Dónde los vinieron a anotar? ¿Para qué los anotaron?

 

“Chichilo” Ontiveros: Nos anotaron para hacer los carné para dejarnos entrar al basural. Una autorización para entrar al basural. Los que trabajamos firme, que vamos todos los días y nos quedamos todo el día, somos 30 personas. Los otros 30 van a buscar comida para los perros, pero ellos se van a las 11, y no vienen hasta el otro día.

 

 

Relación de desconfianza con el Estado

 

P.R: Tienen algún grado de cobertura social o amparo del estado nacional, municipal o provincial.

 

“Chichilo” Ontiveros: No, no tenemos amparo de nadie. Ni un conejal que nos de una mano, que (nos diga que) podemos hacer esto o lo otro. Ni obra social, ni monotributo. No tenemos nada de eso. El tema de ahora es con el otro basural. Dicen que a los que estamos ahí adentro nos van a llevar a todos para allá. Hay que ver. Lo único que sí este año nos pusieron las vacunas a todos. Eso si lo hizo (el actual concejal del FpV) Pedro Bustos que es un doctor muy bueno, un concejal muy bueno, porque en los momentos que yo lo necesité siempre estuvo ahí.

 

P.R: Irían a trabajar a la planta de reciclaje que se está construyendo. ¿Cómo será el trabajo en ese nuevo esquema?

 

“Chichilo” Ontiveros: Sí, se que es con otra idea. No sabemos si vamos a trabajar para ellos o si vamos a trabajar para nosotros. La idea es decirle que queremos trabajar para nosotros, pero no sabemos cómo es el tema. Algo así nos dijeron los concejales. Queremos que si nos llevan al otro basural sea todo para bien (con mutual, con todo), como debe estar una persona; porque hay gente que tiene chicos y cuando van al Hospital (Provincial Alejandro Gutiérrez) no los atienden bien. Con una mutual ya es otra cosa. Yo lucho por todos los que tengo trabajando ahí adentro. Cada uno trabaja con sus cosas, pero son compañeros. Yo pongo mi carita pero represento a mis compañeros que trabajan conmigo ahí adentro. Siempre los invito pero me dicen ‘no, salí vos’. Bueno. Yo tengo el mejor contacto con todos los pibes que están ahí adentro, con las mujeres, con la gente grande. Cuando tengo que decir algo les pregunto a ellos qué les parece. Ojalá que cuando empiece el otro basural nos lleven a la gente de ahí adentro, porque todos necesitamos.

 

Una arbitrariedad del Municipio disparó la organización

P.R: ¿Cómo tomaron la decisión del Municipio de impedirles el ingreso al basural cuando empezó la polémica por el humo?

 

“Chichilo” Ontiveros: Siempre nos echaban la culpa a nosotros. Los muchachos que están ahí decían ‘(los que encendían el fuego) son los cirujas’ ¿Qué necesidad tenemos nosotros de prender fuego? No nos sirve de nada prender fuego. A nosotros nos decían ahí adentro que prendían fuego porque tenían órdenes de arriba. Era la gente que trabajaba ahí adentro, como el encargado… Yo se lo dije a los concejales: ‘¿cómo que tienen órdenes de prender fuego?’ ¡Nos queman las cosas a nosotros! Todos los que trabajamos ahí adentro tenemos que llevar un mango a la casa, porque tenemos familia. Si nosotros prendemos fuego no juntamos nada. Toda esa prendida de fuego nos afectó mucho porque algunos están alquilando y la platita que sacaban de ahí, la necesitaban para el alquiler. Y nos quemaron las cosas. Nos tuvimos que parar. Reclamamos. Paramos esto porque no queríamos que se prendiera más fuego, porque además nos echaban la culpa a los cirujas. Hace un montón de años que estoy metido ahí adentro. Conozco el basural de punta a punta. Cómo se puede prender fuego y como no. Cuando está el tema de la elección se prende fuego porque siempre alguno de los partidos que están en contra quiere que se prenda para molestar. Por eso nosotros tenemos que tener cuidado en el momento que trabajamos. No queremos que nos usen. Si ellos quieren prender fuego que lo prendan fuera de hora en que estamos nosotros. Ellos se harán responsables, los que están ahí adentro (si hay fuego se hará responsable el sereno, la policía que está ahí…).

 

P.R: ¿Consideran que se los respeta como trabajadores?

 

“Chichilo” Ontiveros: Yo pienso que no nos respetan, y eso es porque somos cirujas. No nos respetan. Pero nosotros somos personas como ellos. Tengo hijos, tengo nietos. No es que como somos cirujas nos gusta el fuego o estar metidos en el humo. Me hace mal a mí, le hace mal a mis hijos, a mis nietos. Yo no quiero que se prenda más fuego; pero necesitamos que nos dejen trabajar tranquilos como estamos trabajando ahora. Que nos respeten la hora, que nos respeten cuando quieran cambiar algo. Si tienen alguna idea para hacer ahí adentro, que nos llamen, que nos digan: ‘vamos a hacer esto ¿qué les parece?’.

 

Basura de unos, derecho de otros

 

P.R: Consideras que alguien puede tener derecho de decirte que no entres a trabajar en la basura. La basura es propiedad de alguien.

 

“Chichilo” Ontiveros: Yo pienso que la basura es de todos. Pienso que nadie tiene derecho a decirme que no puedo entrar a trabajar a la basura. La idea es que nos dejen entrar a todos a trabajar tranquilos. Si ellos tienen problemas con los canales (de televisión) que se arreglen ellos, pero que a nosotros no nos molesten. Que nos dejen trabajar tranquilo y como queremos nosotros. Nada más. Y que nos respeten. Porque somos personas como ellos: como los encargados, como los concejales, como los policías. Que nos respeten. Nosotros tampoco somos unos asaltantes para que nos digan que somos unos negros de porquería. Somos personas. Porque trabajemos ahí adentro no es que somos una porquería. Yo tengo problemas de columna y las empresas no me dan trabajo, entonces yo tengo que vivir trabajando ahí adentro. Yo vivo en el basural, trabajo en el basural y todas las cosas las hice trabajando en el basural. Estoy contento por eso. A mi nadie de la Municipalidad me dio nada para levantarme mi casa. Esto que tengo acá, todo, lo hice adentro del basural, trabajando. Por eso estoy contento.  

Nota Pablo Almena

Foto gentileza de  Santiago Córdoba

Te puede interesar