ESCUCHA RADIO MIL9
ESCUCHA RADIO MIL9
martes 23 abril 2024
12.4 C
Venado Tuerto
InicioDestacadasEn perros de razas peligrosas es vital la sociabilización temprana

En perros de razas peligrosas es vital la sociabilización temprana

(PR/Andrea Acedo) El domingo pasado un niño de seis años fue atacado por un perro de las llamadas razas peligrosas, sufriendo importantes lesiones en sus extremidades superior e inferior del lado derecho. El niño evolucionó favorablemente, pero esta circunstancia volvió a poner sobre el tapete la problemática de este tipo de animales en domicilios particulares y sin los cuidados correspondientes.

Pueblo Regional consultó a la médica veterinaria, María Pía Caro Obeid, sobre cuáles son los recaudos que se deben tomar a la hora de adoptar un perro de raza potencialmente peligrosa.

“Lo primero que debe hacer un propietario es interiorizarse sobre la raza, que sean totalmente responsables, teniendo en cuenta de que son perros potencialmente peligrosos. Deben conocer y saber que el animal tiene varias etapas desde que nace hasta que se hace adulto. La primera etapa es el período neonatal que va desde el nacimiento hasta los 14 días, luego el de transición de 18 a 21 días, el período de sociabilización de los 21 días a las 12 o 16 semanas y el juvenil va desde las 12 semanas a los seis meses de edad”, describió la profesional.

En este marco, los períodos de sociabilización y juvenil son los más importantes: “Se les debe marcar una buena crianza para evitar que estos perros, que ya son potencialmente peligrosos por su porte, por su carácter, por su genética, para disminuir esa agresividad que pueden desarrollar. La manera es conocer lo que tienen que hacer y cómo se debe hacer”, agregó la veterinaria.

Durante la sociabilización el cachorro va a aprender lo que hará el resto de su vida, es vital que conozca su entorno, con todo lo que se encontrará en el día a día, tanto humanos como otros animales, que tenga contacto con ellos y lo más importante es que ese contacto siempre sea positivo.

“A la hora de ponerlos en contacto con niños ese contacto debe ser amable y que nosotros ayudemos para ello, que permitamos de entrada que el animal lo lama, lo olfatee, juegue con ellos. No decir que no de entrada a toda manifestación del perro hacia el niño. Aunque no conviva con niños hay que fomentar el contacto con ellos. A la vez hay que evitar que el chico lo golpee, lo pise, lo levante y lo haga caer, le tire las orejas, no permitir eso bajo ningún punto. Que siempre sea una buena experiencia. Si no tiene un buen período de sociabilización será potencialmente peligroso y es muy probable que tenga alteración en la conducta siendo agresivos cuando son adultos”, subrayó Obeid.

En el período juvenil se le enseñará cómo comportarse en cada situación con humanos, niños, en distintos lugares o con otros animales. “Necesitamos acá el juego, el paseo, es bueno aquí recurrir a un adiestrador. Se le debe instruir sobre que debe respetar a su amo, debe acudir a su palabra, enseñarle a sentarse, que se detenga, el momento de la comida, siempre respetando la orden del amo. Necesitan por supuesto las salidas diarias (siempre con correa), los paseos son fundamentales”, agregó la profesional.

Perros peligrosos

Todos los perros, de los 20 kilos para arriba ya son potencialmente peligrosos, si bien estas razas ya vienen con una genética totalmente distinta también es el mismo peso lo que marca el porte, la potencia de mordida y de tracción que poseen.

“Muchas veces los dueños vienen a la veterinaria y me dicen que no los dejan salir, que le tienen miedo a que muerda. Ese miedo se lo transmiten al animal y tenderá a la agresividad, porque es a lo desconocido. No hay que aislarlos, tenerlos atrás, en un patio, encadenado, todo el día atado”, acotó la profesional, y remató: “El perro no razona, los que razonamos somos nosotros y si no nos responsabilizamos de la crianza positiva vamos a seguir teniendo perros agresivos”.

 

Te puede interesar

TE PUEDE INTERESAR

No puedes copiar el contenido de esta página.