sábado 3 diciembre 2022
30.4 C
Venado Tuerto
InicioProvincialesEnrico se quejó por la impunidad en la justicia federal

Enrico se quejó por la impunidad en la justicia federal

Luego de haber trascendido públicamente la grave denuncia de los fiscales federales subrogantes, Juan Patricio Murray y Federico Reynares Solari, en relación al cercenamiento a la investigación en causas vinculadas al narcotráfico por parte del juez federal Marcelo Bailaque, queda demostrado nuevamente lo que desde hace meses venimos denunciando respecto al desinterés y la desidia de la justicia federal con asiento en Rosario hacia el problema de las drogas.

Me ahorro las consideraciones y me remito directamente a lo expresado por los señores fiscales en relación a la poca actitud de los jueces de no estar a la altura de las circunstancias ni de comprometerse con la eficiencia, la celeridad y el valor que implica la dimensión de este flagelo.

A lo manifestado por Murray y Reynares, yo incorporo el peor desempeño demostrado por el otro juez federal, el doctor Carlos Vera Barros, debido a que la misma falta de compromiso y el mismo estándar de impunidad fluye en este otro juzgado rosarino.
En efecto, las últimas resoluciones del los jueces Vera Barros y Bailaque no hacen más que consagrar definitivamente la impunidad respecto del narcotráfico en Rosario y el sur santafesino.

Los casos de conocidos narcotraficantes que permanecen en libertad a pesar de haber sido detenidos con ordenes autorizadas por los jueces, con cantidades de droga en su poder y que virtud a la falta de compromiso por parte de los magistrados y la pereza procesal que impera en todo el sistema penal federal, hace que liberar a un narcotraficante sea una tarea sencilla hasta para un abogado novato.

Mientras tanto la contracara de esta falta de justicia es el desánimo y la frustración social, dado que los últimos custodios de la justicia en la sociedad son los jueces y cuando el barrio, la prensa, los vecinos ven que reiteradamente ser encontrado vendiendo droga y envenenando a los jóvenes no es castigado adecuadamente -y los que lo hacen recuperan la libertad en breve lapso-, se va borrando dolorosamente la certeza de que habitamos una república.
Algunos jueces, quizá la mayoría, se definen como meros operadores del sistema y consideran que la inseguridad es una responsabilidad principalmente del gobierno que es el que debe asegurar la prevención. Esto en gran medida es cierto: la prevención social y la policial es tarea del gobierno y no de los jueces. Pero la impunidad es responsabilidad de la justicia y en una república no puede haber justicia con jueces que se consideran tan solo operadores del derecho y no asumen su verdadero rol social.

No son meros operadores del sistema: son funcionarios de la república y deben comprometerse fuertemente para que en la sociedad no queden casos impunes y que los que delinquen encuentren condena. Ellos gozan de los máximos privilegios de los que puede obtener un funcionario, como ser la estabilidad en sus cargos; intangibilidad de haberes y la exención de impuestos. Esos privilegios los otorga el sistema para que su tarea sea cumplida, cosa que no cumple la justicia federal rosarina.

Señores jueces: si pusieran el mismo celo que demostraron para encarcelar al ex jefe de Policía de la Provincia (Hugo Tognoli)

En Melincué. Enrico con el comisario Mangold.

 en perseguir a los narcotraficantes que toda la sociedad conoce y que solo la firma de dos jueces mantiene en libertad, viviríamos en otra sociedad.

Te puede interesar