sábado 26 noviembre 2022
30.4 C
Venado Tuerto
InicioHistorias de VidaUn colonense trabajó en bocetos que guionaba el creador del Eternauta

Un colonense trabajó en bocetos que guionaba el creador del Eternauta

(Por Víctor Calvigioni) Aurelio Calvigioni, trabajó con Alberto Breccia que fue uno de los padres de la historieta de aventura en nuestro país. Recuerda que algunos guiones se los escribía Héctor Oesterheld desaparecido en la dictadura militar.

 

Un colonense trabajó con ambos. Se trata de Aurelio Calvigioni que se encargaba de pasar a tinta china los bocetos de Breccia.

 

En su pequeño estudio de Colón, donde se dedica a los dibujos animados computarizados, Aurelio Calvigioni a los 75 años, recuerda sus inicios en el arte gráfico: “trabajé con Alberto Breccia, en el estudio que tenía en la calle Camarones del barrio de La Paternal de la Capital Federal, yo tenía 16 años y me encargaba de pasar a tinta china los bocetos del maestro, una persona única en cuanto a su calidad personal como artística”.

 

El colonense agregó “en el estudio trabajábamos dos personas, y una vez que realizábamos nuestro trabajo sobre los bocetos de la historieta Vito Nervio, se llevaban a Editorial Quinterno para que sean pasados a la revista Patoruzito”.

 

Acota “Breccia fue un creador impresionante y la historieta a partir de su presencia tuvo una bisagra, en el estudio de La Paternal pude disfrutar de su “mano” única, era un elegido”.

 

Sobre Héctor Oesterheld creador de El Eternauta, Calvigioni recuerda: “era el encargado de realizar los guiones para los dibujos, en este caso en particular al personaje de Breccia bautizado como Vito Nervio, un dibujo que pasó con fuerza por varias generaciones de lectores”.

Vito Nervio, el detective criollo de la historieta argentina

 

Le preguntamos cómo era la relación entre Breccia y Oesterheld “muy buena se entendían a la perfección, sé que años después siguieron juntos y traspasaron el género al politizar el comic con El Eternauta entre otros”.

 

El colonense argumenta “estuve dos años trabajando con el maestro uruguayo, nuestra paga era aprender con las lecciones que nos daba y es una etapa de mi vida que no voy a olvidar, por lo que me trasmitió y que me sirve diariamente para mi pasatiempo actual que es el dibujo computarizado, o antes, cuando tenía la fotografía como entretenimiento. Nos dijo que estuvo con Pedro Raotta y aclaró “es por eso que trabajando en el campo me puse mi propio laboratorio, yo estaba como encargado en un importante explotación agroganadera y él llegaba por amistad con el propietario, incluso estuvo en Colón” agrega “lo acompañaba a sacar fotos y me explicó la técnica, él montaba las fotografías que sacaba en distintos sitios, recuerdo una de ellas que obtuvo muchos premios y donde se observaba un caballo que sacó en esta zona y lo montó sobre la costa del mar.. creo que en Villa Gesell”.