sábado 26 noviembre 2022
36 C
Venado Tuerto
InicioConvocatoriaLa escuela de Kitesurf de Melincué convoca a una limpieza de la...

La escuela de Kitesurf de Melincué convoca a una limpieza de la laguna

(PR/Andrea Acedo) Por los efectos de “La Niña» que trajeron esta tremenda sequía que estamos atravesando la laguna de Melincué se encuentra en un nivel muy bajo, hasta el punto de tener pocos centímetros en algunos tramos. Es por ello que la Escuela de Kitesurf de Melincué desea aprovechar este suceso para limpiar el lecho de agua de todo aquello que está pero pasa desapercibido en épocas de normalidad. Además, charlamos con los responsables de la escuela para conocer sobre su historia.

 

¿Qué es el kitesurf?

El kitesurf es un deporte acuático en el que la fuerza del viento es tu motor y donde utilizas una cometa y una tabla para impulsarte por el agua. A pesar de su nombre, no hablamos de surfear olas. El kitesurf se puede hacer en lagunas tranquilas, mares agitados o en olas grandes. Todo lo que necesitas es viento y agua.

 

Lucas Gallusser, es uno de los creadores, junto a Martín y Nano de la Escuela de Kitesurf Melincué. Si bien están casi siempre en Melincué, no son oriundos de allí. Lucas es de Firmat, Martín de Bigand y Nano de Elortondo. A su vez tienen tres instructores trabajando. Las clases las dan todo el año. Por supuesto que, en invierno, con el frío, afloja bastante, a la gente no le gusta sufrir el frío, aunque en la escuela se les proporciona trajes de neoprene para soportar los rigores invernales.

 

Lucas dice que ahora es una época fuerte y en verano baja un poco porque no hay tantos días de viento. Tienen alumnos repartidos a lo largo del todo el año y van dando las clases según cuánto viento haya en la semana. Por ejemplo, ahora tienen 5 cursos empezados de 4 a 5 clases cada uno y en las que tienen que ir cumpliendo determinados objetivos para avanzar.

 

P.R. ¿Cuándo comenzaron a ser una escuela?

L.G. Allá por 2004/2005 empezamos a traer el Kite a la laguna. Éramos 3 personas y todo el mundo hacía windsurf u otros deportes náuticos. Estuvimos un par de años probando, por ahí venían chicos de Rosario, de Bariloche que andaban por acá y nos daban algún consejo. Íbamos aprendiendo, así avanzamos. En 2009 ya mucha gente preguntaba todo el tiempo por querer aprender. Así que nos largamos a enseñar y armamos la primera escuelita. Le fuimos dando forma, hicimos cursos nacionales, internacionales que dictan las asociaciones, se fue poniendo más profesional. Empezamos a comprar equipo para dar clases porque al principio lo hacíamos con nuestros equipos y se iban rompiendo. Fuimos entendiendo como era la cosa. Los equipos que adquirimos son específicos para que les sea más fácil a la gente aprender. Levantar las velas del agua y eso. Empezamos a avanzar y fue allí donde le pusimos nombre a la escuela.

 

Este deporte fue creciendo en todo el país, en el mundo. La gente se fue acercando y lo que tiene la laguna en Melincué son dos ventajas naturales, primero que está en un pozo y segundo, le entran todos los vientos. Generalmente en los lugares donde se navega entra un viento y el otro no sirve. Acá entran todas las direcciones de viento y además al estar en un pozo el viento cuando llega al borde de la laguna