ESCUCHA RADIO MIL9
ESCUCHA RADIO MIL9
martes 21 mayo 2024
9.3 C
Venado Tuerto
InicioSin categoría“Siempre quisimos que algún día la provincia vuelva a tener un banco...

“Siempre quisimos que algún día la provincia vuelva a tener un banco propio»

El 12 de julio de 1991, el banco de Santa Fe pasó a ser una empresa privada. La ola privatizadora que iniciaba el menemismo se llevaba puesto la banca pública de la Provincia en un proceso plagado de irregularidades. El patrimonio del Estado era subastado a precio vil. El modelo neoliberal cobrara forma real y avanzaba sobre toda la esfera de la vida social. Por ese entonces, Víctor Ubaltón era empleado del banco y secretario general del Partido Justicialista de Venado Tuerto. Desde el lugar de dirigente gremial y partidario se opuso a la venta del banco.

“Lo vivimos con un montón de sensaciones, ninguna linda. Con mucha indignación y bronca al ver que el peronismo, mi partido, llevaba a cabo la privatización de una empresa pública, y dejaba al Estado sin una herramienta fundamental como es la banca propia. Esa privatización le sacó el banco a los santafecinos y se lo entregó a un grupo económico. En ese momento era secretario general del partido en Venado Tuerto, y eso no me impidió ponerme en contra de la privatización”, comenta ante un nuevo aniversario de la privatización.

Ante un nuevo empellón del modelo neoliberal, en un contexto en el que se busca instalar la importancia del capital privado para lograr la eficiencia que los servicios públicos nunca alcanzan, reducir los derechos laborales, achicar costos y engrosar las ganancias patronales, la historia del banco de Santa Fe es una breve muestra de las consecuencias de la aplicación de ese modelo. Actualmente, sin banca pública, hay pueblos que no cuentan con oficinas que los atiendan y los vecinos deben viajar a las localidades lindantes para poder realizar trámites.

“Una de las cosas más importantes es la presencia del Estado en los lugares donde no hay rentabilidad pero el Estado tiene que estar. Los vecinos de muchos pueblos de la provincia, al no tener una sucursal del Estado, quedan aislados. Los privados van donde hay rentabilidad. Hay ciudadanos que no tienen ni siquiera un cajero automático. Hoy los bancos están orientados a maximizar las ganancias, sin importarles si un jubilado tiene que hacer 30 kilómetros cada vez que va a cobrar”, explica Ubaltón, y agrega: “siempre quisimos que algún día la provincia vuelva a tener un banco propio. El peronismo tiene estas características, nosotros nos opusimos fervientemente, otros la apoyaron, no solamente la del banco, sino de todas las empresas que se terminaron regalando”.

Anuncios

Te puede interesar

TE PUEDE INTERESAR

No puedes copiar el contenido de esta página.